miércoles, 26 de abril de 2017

LOS ESCOTOS

Pueblo gaélico de Irlanda que en el s. VI se estableció en el NO de Gran Bretaña y en el IX se apoderó de la actual Escocia, a la que dio nombre.Escoto es el nombre genérico con el que se designa a los piratas y aventureros de origen gaélico procedentes de Hibernia (Irlanda) que se asentaron en la costa occidental de la actual Escocia, a partir del s. IV, y que formaron, junto con los caledonios, pictos, anglosajones y britanos, uno de los cinco reinos en los que se dividió la región norte de la isla británica. Gracias al debilitamiento, bajo los ataques vikingos, del poderoso pueblo de los pictos, el pueblo de los escotos pudo extender su influencia territorial por toda la zona, llegando incluso hasta territorios del actual País de Gales (colonias de Pembrokeshire y Caernarvonshire).
Durante el s. V fundaron en el norte el reino de Dalriada, dinastía que, en el año 843, bajo el reinado de Kenneth I McAlpin, impuso su autoridad sobre la debilitada monarquía de los pictos, pueblo que se integró con los escotos en un único pueblo, dando así comienzo a la historia de Escocia como reino independiente. A partir de ese momento, todas las fuentes se refirieron al reino como Scotland (tierra de los escotos). Los escotos fueron cristianizados a lo largo de todo el s. V, evangelización que llevó a cabo con éxito san Columbano y sus monjes, cuando éstos arribaron a las costas escocesas procedentes de una de las múltiples corrientes migratorias irlandesas de la época.

Pese a los continuos esfuerzos de los emperadores romanos por dominar la isla de Britania, la impronta de Roma apenas caló en los territorios del norte poblados por pictos y caledonios, pueblos ambos de origen céltico que se estructuraban en tribus y eran gobernados por caudillos locales. Ambos ofrecieron a Roma una pertinaz resistencia que no sólo se redujo al aspecto defensivo, sino que intentó restar territorios al Imperio romano mediante continuas incursiones por los territorios del sur. El emperador romano Adriano se vio forzado a levantar la muralla que lleva su nombre para detener las correrías continuas de pictos y caledonios, la cual luego fue reforzada por Antonino Pío, pero sin que, a la larga, sirviera para gran cosa, puesto que gran parte de esta acabó siendo destruida. El emperador Teodosio el Grande, a finales del s. IV, consiguió una serie de victorias importantes sobre los pueblos del norte de Britania que permitieron restablecer momentáneamente el control de Roma sobre las tribus nativas, aunque éste fue más un dominio nominal que efectivo, ya que todo el territorio llevaba casi más de un siglo bajo una absoluta confusión política que fue aprovechada por el pueblo irlandés de los escotos, los cuales llevaron a cabo una invasión violenta y devastadora de la parte occidental de la isla, en el año 367.

El año 410 significó la conclusión efectiva y presencial del dominio romano sobre Britania, como consecuencia directa de las devastaciones de los escotos, del propio debilitamiento del Imperio romano occidental y, también, por la aparición en la isla de dos nuevos pueblos invasores que vinieron a complicar todavía más el ya de por sí complicado mapa político de Britania, los sajones y los britanos, los cuales fueron ocupando los espacios vacíos que iban dejando los ejércitos imperiales romanos a medida que iban retrocediendo hacia el sur.

Los escotos poblaron la parte occidental de la isla y, en principio, no dejaron de mantener estrechas relaciones con el norte de Irlanda, su tierra de origen. Durante todo el s. VI, el pueblo de los escotos se estableció en Argyll, donde fundó el reino de Dalriada. Por su parte, los pictos, el pueblo más poderoso a lo largo de todo el período previkingo, dominaron las lejanas tierras del nordeste, al norte de Forth; al sur de la línea Forth/Clyde y en la región de Clyde se asentaron los britanos, en el sudoeste de la isla, en Alclyde; mientras que la costa este, desde Northumbria hasta Cornualles quedó bajo el control de los sajones, en las llamadas Lowlands. Estas cuatro tribus más los caledonios acabarían fusionándose, en mayor o menor grado, para conformar la futura Escocia.

Paralelamente a la reestructuración política y social de la zona, una vez que los romanos abandonaron la isla, se produjo la gradual cristianización de las tribus paganas de origen celta o germánico, la cual se consolidó definitivamente en las primeras décadas del s. VI, gracias a la labor de los misioneros nativos y, en especial, a los monjes irlandeses (escotos) del monasterio de san Columbano. Como consecuencia de ello, la primitiva Iglesia de Escocia se organizó monásticamente, según era costumbre entre los países de origen céltico recién cristianizados.Las relaciones entre los diferentes pueblos de la zona fluctuaron bastante, alternándose períodos de paz y buenas relaciones con otros de manifiesta enemistad y enfrentamientos armados con el fin de extender sus respectivos dominios territoriales a costa de los pueblos vecinos. A la larga, los dos reinos que se mostraron más decididos y más fuertes fueron los escotos y los sajones, aunque éstos últimos acabaron frenados y confinados por los pictos en su expansión hacia el norte, en la región de Northumbria, lo que dejó el campo libre a los escotos, quienes iniciaron un largo periplo de enfrentamientos con sus vecinos del este, los pictos, enfrentamientos que, poco a poco, se fueron decantando a favor de los primeros.

A lo largo de todo el s. VIII, las familias reales de los escotos y pictos concertaron una serie de matrimonios entres sus miembros, lo que dio lugar a la aparición de herederos con derechos dinásticos sobre ambos reinos. A comienzos del s. IX se produjo la primera etapa hacia la unidad de ambos reinos con monarcas como Constantino y su hermano Oengo II, que gobernaron sobre ambos reinos. Sin embargo, el impulso definitivo hacia la unión total no se produjo hasta el comienzo de la oleada de invasiones escandinavas (vikingos suecos) sobre las poblaciones del norte y noroeste de Britania a mediados del s. IX, las cuales, tras varios años de saqueo continuo y sistemático, dejaron como única huella colonizadora algunas poblaciones sin importancia en la zona. El control ejercido por los escandinavos sobre el mar centró los intereses de los irlandeses de Escocia a esta región, lo que aceleró la toma de conciencia de los escotos como pueblo. Así pues, al aprovechar su superioridad bélica sobre los pictos y bajo el pretexto de unir las fuerzas de ambos reinos para frenar las incursiones de castigo escandinavas en la zona, el rey escoto Kenneth I McAlpin se autoproclamó, en el año 843, monarca de ambos pueblos, y estableció su nueva capital en Scone. A partir de ese preciso momento el nuevo reino pasó a denominarse Escocia (Scotland, 'tierra de los escotos').
La unidad entre pictos y escotos no sólo no se quebró, sino que se mantuvo inalterable, a pesar de las continuas y sangrientas luchas dinásticas derivadas del sistema electivo de sucesión a la Corona escocesa que enfrentaron a las familias más poderosas de los escotos y los pictos, las cuales se alternaron en la sucesión. La monarquía escocesa adoptó las tradiciones e instituciones de ambos pueblos.
https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/5/57/Manor_014.jpg/1200px-Manor_014.jpg
http://www.ociozero.com/images/mapacaledonia.jpg
https://eugostodejogar.files.wordpress.com/2014/01/pictosyescotos.jpg
http://www.enciclonet.com/articulo/escoto/
https://medios.cervecone.com/Escena4.jpg
http://www.amuraworld.com/images/articles/115-st-andrews/158-Herencia-culturalEscocia/159-batalla.jpg
https://2.bp.blogspot.com/-haL-HjnAlZE/U25a7EP0ySI/AAAAAAAAAVA/2Jo17x42Y4k/s1600/Cen%25C3%25A9ls+de+Dalriada.jpg
http://www.detectivesdelahistoria.es/wp-content/uploads/2015/12/ColumbaIona.jpg
http://europamedieval.com/wp-content/uploads/2013/11/guerreros-pictos.jpg

martes, 25 de abril de 2017

LOS PICTOS


Antiguo pueblo habitante de Caledonia (la actual Escocia), cuyo origen étnico no ha sido posible establecer con precisión, aunque parece quedar claro su origen precelta. Su denominación procede del latín pictus, ya que los historiadores romanos del siglo IV les llamaron picti ('pintados') a causa de que sus guerreros, siguiendo antiguas costumbres tribales, acudían pintados con diversos tatuajes a las batallas. Su área de expansión principal se centró en el norte y centro de Escocia, sobre todo en las cercanías de la ciudad de Aberdeen y con el río Clyde como frontera natural. Algunos restos arqueológicos parecen fechar hacia el primer milenio a.C. el asentamiento de la gran inmigración picta, con casi toda seguridad procedente del norte del continente europeo. Allí se convirtieron en uno de los pueblos indígenas que con mayor ímpetu resistieron, tanto el dominio romano, como las posteriores incursiones de anglos, jutos y sajones.
Los pictos debieron de estructurarse como una típica sociedad "germánica", es decir, guerrera y militar, en la que el caudillo militar era el máximo dirigente, con la existencia de vínculos de dependencia personal entre los guerreros. Antes de la llegada de los romanos dominaron toda la extensa zona del norte de las islas, donde basaron su riqueza en el control de las fértiles tierras de la comarca de Fife. Prueba de su fiereza guerrera fue la construcción de la famosa muralla de Adriano, fortificación datada hacia el año 120 y construida para frenar sus incursiones. En principio, estas incursiones, pese a aterrorizar a la sociedad galorromana del otro lado de la muralla, no eran más que expediciones de saqueo. A finales del siglo III, el ejército romano en Britania, dirigido por Constancio Cloro, derrotó varias veces a los pictos, frenando un poco la expansión de los pueblos del norte sobre Irlanda. Pero durante el siglo IV las campañas de saqueo volvieron a tener a los pictos como protagonistas: la irrupción más violenta tuvo lugar en el año 367, cuando los pictos sobrepasaron los límites de la dominación romana para pasar a adentrarse en Irlanda. 

Esta fecha tuvo una gran importancia en la vida cotidiana de las Islas Británicas, dado que los núcleos de habitación del interior, villas y ciudades, comenzaron a fortificarse ante el temor de los ataques pictos, pues el muro de Adriano fue inutilizado y, con casi toda seguridad, abandonado por sus defensores algunas décadas más tarde. Gracias a los testimonios de Beda el Venerable se ha podido datar otra incursión de pictos hacia el año 429, ocasión en la que fueron combatidos por San Germán, el cual instó a todas las comunidades británicas a combatir a los paganos del norte. La razón de este cambio de actitud hay que encontrarla en el pleno desarrollo de una entidad política, bien un reino o bien una confederación de territorios con una obediencia superior, amalgamada en el seno de una o varias familias de la aristocracia picta. Estas familias fueron aumentando su poder entre los siglos V y VI hasta constituir un linaje regio, el cual presentaba la particularidad de seguir una sucesión matrilineal; es decir, el derecho sucesorio correspondía a la familia de la mujer vinculada al linaje, no al varón. Por esta razón, un hermano o un sobrino de un monarca fallecido, en tanto que hijos de reina, podían ser elegidos reyes por delante de los hijos del rey finado, contrariamente a las costumbres monárquicas clásicas.

Durante los siglos VI y VII los pictos se enfrentaron a dos graves problemas: la invasión de los sajones, por el sur, y de los escotos, por el nordeste. Precisamente una de las razones por las que los sajones fueron bien recibidos por la población de las islas fue porque, en teoría, venían como federados del imperio para batallar contra los belicosos pictos. Por lo que respecta a los escotos, los intercambios entre ellos y los pictos fueron en constante aumento, por lo que, a partir del siglo VII los pictos perdieron su primitiva identidad individual, fundiéndose con los escotos. Estos invasores, al principio poco menos que unos piratas continentales que arrasaban periódicamente el territorio picto, fueron poco a poco colonizando el territorio al norte del río Clyde, hasta el punto de que, en la segunda mitad del siglo VI, todas las tierras entre el citado cauce y las Hébridas del Sur quedó enmarcado en el reino de Dalriada, el antecedente más inmediato de Albán, el primer reino escocés unificado del siglo VII. De esta manera, los antiguos aliados, pictos y escotos, entraron en un conflicto bélico permanente, pero la mayoría de los pictos optó por unirse a los segundos. Los pictos que resistieron tuvieron que refugiarse más al norte de Aberdeen, donde, además, fueron constantemente debilitados por los ataques del rey escoto Aedan Mac Gabrain, y también por las incursiones depredadoras de piratas normandos. El punto final al conflicto entre escotos y pictos tuvo lugar en el año 843, cuando los pictos se sometieron a la obediencia del rey escoto Kenneth Mac Alpin.

El constante intercambio de población acontecido en Escocia durante los siglos III y VI, así como la absorción de los escotos, han hecho prácticamente imposible encontrar algún rasgo decisivo para enmarcar la cultura picta en su justa medida. De ellos, además de la costumbre bélica a la que deben su nombre, únicamente cabe reseñar su avezado paganismo, descrito por Estrabón o por Tácito, y combatido por todas las autoridades eclesiásticas de las islas, que resistió a las evangelizaciones romana e irlandesa durante casi toda su existencia. Uno de los más importantes monasterios irlandeses de la época, el situado en la pequeña isla de Iona aproximadamente en el año 560, tuvo como objetivo prioritario lograr la ansiada conversión de los pictos, pero éstos resistieron enconadamente y sólo se puede hablar de una verdadera cristianización hacia la segunda mitad del siglo X. Igualmente, por referencias eclesiásticas, se ha podido averiguar que los pictos tenían una lengua propia que aún conservaron tras la sumisión del año 843, sobre todo en el norte de Aberdeen,Por último, la historiografía británica suele denominar con el nombre de Picts' House ('Casa de los Pictos') a ciertas construcciones redondas, como una especie de torres de poco más de tres metros de altura, encontradas en el norte de Escocia. Al parecer, se trata de los lugares de habitación de los poblados pictos, testimonio de su origen precelta. A pesar de ello, también hay investigadores que han negado la paternidad picta sobre estas construcciones, lo que conformando a los pictos como uno de los pueblos menos conocidos de la larga época, entre los siglos III y X, en la que se fraguaron las estructuras sociales de la actual Escocia.

Poco se sabe de la religíon precristiana de los pictos, salvo que eran animistas y seguían una versión del Politeismo celta, pues la religión del mundo celta no estaba sistematizada. Por lo que uno podía encontrarse muchos dioses diferentes cuyas funciones se solapaban, además de mitos que se contradecían entre ellos.
Lo más probable es que adoraran a dioses como “Lug” (dios solar), “Cernunnos” (dios de la fertilidad), “Brigantia” (inspiración, sanación y adivinación), “Epona” (fertilidad, muerte y guerra), “Teutates” (guerra y protección tribal) y “Taranis” (cielo y tormenta). Además es seguro que tenían sus dioses propios.
Muchas veces los dioses se agrupaban en tríadas o trinidades, como la formada por Teutates, Taranis y Esus. Según Rolleston (1911) cada tríada era una persona, con funciones divididas pero interrelacionadas, formando un todo. Pronto todas ellas serían sustituidas por un nuevo tipo de religión trinitaria: el Cristianismo.

http://historiasdelahistoria.com/wordpress-2.3.1-ES-0.1-FULL/wp-content/uploads/2014/07/picto-romanos.jpg
http://www.enciclonet.com/articulo/picto/#
https://es.wikipedia.org/wiki/Pictos
https://revistadehistoria.es/los-pictos-mas-alla-del-muro/
http://louespiritucelta.blogspot.com.es/2009/09/los-pictos.html
https://elcafedelalluvia.com/wp-content/uploads/2017/03/Imagen_destacada-4.jpg
http://sobreescocia.com/2013/02/26/quienes-eran-los-pictos/
http://www.historiadelascivilizaciones.com/2013/06/quienes-fueron-los-pictos.html
ps://edukavital.blogspot.com.es/2015/01/quienes-fueron-los-pictos-origen-e.html

martes, 11 de abril de 2017

CABALLEROS DE HIERRO..ARMAS Y TÁCTICAS MILITARES DE LA EDAD MEDIA


En la Alta Edad Media,los dos núcleos de poder mas sólidos eran el Imperio Carolingio y Bizancio.En ambos Estado,asi como en el resto de los Reinos,la caballeria era la esencia del ejercito y asumia el protagonismo del choque y la iniciativa en el campo de batalla,mientras que la infantería contaba con menor presencia.
Gracias a la difusión de la silla de montar,el estribo y la herradura a partir de los siglos VII y VIII (aportaciones de los los pueblos germánicos),los jinetes no solo podian apoyarse con mayor fuerza y ser mas estables,sino que eran capaces de maniobrar en cualquier terreno.Una carga de caballeria adquiria ahora una fuerza de choque brutal,al proyectar todo el peso del hombre y el animal.Con sus lanzas en ristre podian atravesar facilmente a los Infantes enemigos y desbaratar su formación para luego,tras la carga inicial,proseguir la lucha con sus espadas,hachas ó mazas.
En caso de cargar contra otra fuerza de caballeria el resultado era mas incierto incierto,dependiendo del numero,de la acometividad y de la calidad del armamento y.por supuesto,de la fortaleza y el entrenamiento delos caballos,necesarios para soportar el peso de los jinetes equipados.
El simple arrojo,la capacidad de resistecia fisica y el numero de combatientes eran los factores que solian decidir los choques,que casi nunca duraban mas que unas pocas horas diurnas.
El choque entre caballeros de dos ejercitos acababa cuando uno de los dos se rendia ó emprendia la huida.Tras ello,el vencedor solia perseguir y aniquilar a la infanteria vencida (plebeyos),mientras que los nobles derrotados,eran apresados para pedir rescate por ellos.
La batallas solian derivar en una "melé" de chiquillos,polvo y sangre en la que se mezclaban el choque de metales,los gritos,los lamentos y los relinchos de los caballos.En este ambiente la visibilidad era escasa porque,ademas,los yelmos dificultaban la vision.La confusion era tal que se hizo imperioso identificar donde estaban los respectivos jefes de los ejercitos,asi como la retaguardia con sus campamentos,refuerzos y vituallas,hacia donde debian  reagrupar y reordenar. 
Asi,a partir del siglo XI,se idearon pendones de colores que,elevados en lo mas alto,indicaban esa informacion.Esta práctica identificativa llevaria a cada noble a crear su propia bandera o su escudo de armas...habia aparecido la Heraldica!


La artesania del hierro era imprescindible en este tipo de guerra para fabricar las herraduras,los estribos,las armas (Espadas de un metro ó mas,puntas de lanza,flechas,mazas,hachas...) y,por supuesto,las armaduras y protecciones (cotas de malla,yelmos,escudos,etc...)que debian llevar los combatientes y en especial los caballeros.
Los bizantinos,fueron los primeros en acorazar a sus jinetes y monturas,los "catafracto"pasando la experiencia a Europa,en donde los caballeros fueron primero equipados con cotas de malla y yelmo y,mas tarde,con armaduras mas completas y pesadas,que podian alcanzar los 30 kg.Por todo ello proliferaron en Europa miles de fraguas,artesanos,herreros y y minas de hierro y carbon,controladas por las élites debiso a su importancia.La metalurgia del hierro era muy costosa:requeria muchos kilos de material,horas de traabajo y artesamos cada vez mas cualificados ( y valorados) que compitiesen por hacerla cada vez mas ligera,resistente y efica.Por ejemplo,solo cuatro herraduras precisaban de siete kilos de carbon,dos de hierro y tres horas de trabajo.Prueba del valor que se daba a las armas de hierro fué la prohibición generalizada de venta de espadas y hachas de guerra a pueblos enemigos como los vikingos,los musulmanes ó los eslavos.
Con el paso de los años, las armas se fueron abaratando y mejorando...las espadas se hicieron mas ligeras y manejables,pero las defensas se volvieron mas complejas y pesadas (cotas de malla,escudos...),por lo que estuvieron al alcance solo de los poderosos.


El motivo fue la difusión de la ballesta y del arco largo a partir de los siglos XII y XIII,capaces de atravesar metales,lo que exigió el reforzamiento y el aumento de tamaño de las protecciones metalicas de hombres y caballos,manteniendose asi el caracter elitista de los equipos de hierro.En la Baja Edad Media,las cotas de malla podian tener hasta 25.000 anillos de hierro engarzados y las armaduras se hacian cada vez mas rigidas y reforzadas con placas.Con ello se aumentó mas el peso del jinete y la necesidad de contar con una montura fuerte .En consecuencia,tanto la proteccion como la fuerza de choque aumentaron pero,si en los campos de batalla europeos demostraron su utilidad,cuando los caballeros tuvieron que enfrentarse en ambientes calurosos (como en Tierra Santa) con los musulmanes,con monturas mucho menos cargadas,se vieron ampliamente superados.


Los castillos proliferaron en Europa a partir del siglo IX tras la descomposicion del Imperio Carolingio y la fragmentacion del poder politico,como respuesta a la amenaza de las invasiones y el bandolerismo.Los distintos señores levantaron sus castillos,desde los que controlaron y protegieron tierras y siervos,colisionando con otros nobles vecinos ó incluso con los mismos monarcas en su intento por dominar mas territorios y recursos.Refugiarse tras los muros de un Castillo,con buenas defensas,hombres y reservas,podia desalentar al enemigo y,con frecuencia,obligarlo a replegarse derrotado,a pesar de a veces ser mucho mas numeroso.Con ello las guerras pasaba,casi siempre,por el intento de toma de las fortalezas,lo que suponia iniciar tareas de asedio y en respuesta,de defensa,en las que la astucia jugaba un papel primordial.
Al principio eran de madera;la piedra fué incorporandose progresivamente hasta que,a partir del siglo XI,ya eran todos de este material,lo que los hacia mas resitentes al fuego.Solian estar en lo alto de una colina,dominando valles y caminos, y siempre con una fuente de agua.Podian estar protegidos por zanjas ó fosos,conó sin agua.Dentro de la muralla (de cinco a diez metros de altura) habia una torre central (Torre de Homenaje),residencia noble,y a sus pies estaban los establos,los almacenes,las fraguas y las viviendas de sirvientes y soldados (casi todas de madera),asi como el imprescindible pozo;una gruesa puerta protegida por una doble empalizada,a la que podia accederse mediante un puente levadizo,ese era el unico acceso al recinto.
Con los años,y sobretodo tras las experiencias de las Cruzadas,los Castillos se fueron haciendo mas grandes y sus defensas mejoraron.Ante el riesgo de un asedio se limpiaba y escavaba el foso,se talaban arboles para impedir que sirviesen al enemigo como camuflaje ó madera y se evacuaba a toda la poblacion cercana con sus bienes,tras destruir sus infraestructuras.La muralla se reforzaban con nuevos parapetos y salientes que ampliasen los angulos de tiro y la vision sobre sus bases,al tiempo que se acumulaban en ellas taludes de tierra inclinada que facilitasen el lanzamiento de objetos desde la altura sobre los atacantes y sus maquinas (piedras,liquidos,productos ardientes,flechas...)y dificultasen la escavacion de minas.Tambien se reforzaba la puerta con rastrillos,muros y zanjas y se preparaban las catapultas defensivas,que debian tratar de destrozar la maquinaria de los atacantes.Asi mismo se preparaban para hacer incursiones nocturnas por sorpresa,con el fin de inutilizar las maquinas de guerra atacantes.


Los asediadores por su parte,trataba de lograr la rendicion en un primer momento por métodos disuasorios y poco costosos,fuese prometiendo respetar vidas y bienes si se rendian los defensores o,en caso contrario,amenazando con el exterminio,el soborno,el ataque nocturno por sorpresa,el apresamiento a traicion de enviados enemigos en conversaciones de paz ¡,el envenenamiento de las aguas etc...Obviamente,tenian prisa por conquistar el castillo;no solo por ahorrar costes,sino para evitar la aparicion de epidemias ( tan frecientes en la época a causa del hacinamiento de la tropa) .En caso de que estos metodos fallasen,comenzaba el asedio formal,que suponia (en caso de culminarse con exito) que el atacante podia disponer de vida y hacienda de los vencidos a su antojo.En un promer paso,se intentaba vencer por hambre y sed a los asediados,pero si ello no era posible,porque tenian importantes reservas de alimentos,ó porque los asediadores tambien se desgastaban,se lanzaban al ataque tras estudiar los puntos mas debiles de las defensas,en donde las maquinas de asedio eran imprescindibles.Generalmente,se actuaba sobre puntos distintos de la fortaleza para dispersar las defensas.


El ataque se basaba en lanzar mediante catapultas todo tipo de proyectiles (piedras de hasta 150 kilogramos con un alcance de 300 a 400 metros,objetos impregnados de sustancias inflamables,cadaveres de animales o de personas para provocar enfermedades,cabezas decapitadas,para provocar el terror..etc.Tambien las flechas volaban a miles sobre los defensores.El objetivo era acercarse hasta la base de las murallas y una vez alli mediante arietes con puntas metalicas,golpear los muros y puerta para intentar abrir una brecha.Algunos arietes precisaban del trabajo de hasta 60 hombres y necesitaban estar cubiertos por una estructura que los protegiese de los proyectiles y liquidos lanzados por los defensores.Al mismo tiempo se asaltaban las murallas con escalas ó con torres de ataque protegidas por pieles (campanarios),que llevaban soldados en su interior y eran arrastradas por hombres ó por bueyes.Su mision era alcanzar las almenas de la fortaleza mientras arqueros y ballesteros disparaban incesantemente.


Esta aproximacion requeria haber aplanado el terreno y el foso que pudiese rodear el castillo y solia culminar el ataque final.Sin embargo,este método solia costar un elevado numero de bajas .Por ello,si el terreno lo permitia,se solia intentar la excabacion de minas,túneles para penetrar en el interior del recinto ó hasta los cimientos de las murallas.En el primer caso el objetivo era irrumpir en la noche por sorpresa y en el segundo acumular material inflamable,al que se le prendia fuego para que se derrumbase una mina y poder acceder y atacar por la brecha abierta.
Al final al no mediar acuerdo de rendición,el asedio de un castillo concluia ó bien con la caida mas ó menos pactada del mismo ó bien con el abandono del asedio por parte de los atacantes,agotados por el esfuezo;a diferencia de las batallas campales,en las que primaba el numero de efectivos y la acometividad,en los asedios quien mas resistia era el vencedor.



Hasta la baja Edad Media,la infanteria no era casi nada en el campo de batalla:Mal armada y adiestrada,se limitaba a tareas de logistica,reconocimiento ,guardia y saqueo,sin ser rival para los caballerosPero hacia el siglo XII aparecieron nuevas armas que les permitieron dejar de ser menos auxiliares:la ballesta y el arco largo (1,90 metros de alto).Aunque conocidas desde la Antigüedad,ahora se habian perfeccionado ;ambas podian ser disparadas con gran precision,alcance y poder de penetracion.Pero su trascendencia era mucho mayor,porque ahora un simple plebeyo podia matar a distancia a un noble caballero enemigo,lo que era un escandalo para el orden medievalal subvertir el código de valores y la jerarquia social.Tanto es asi que el Segundo Concilio de Letran,en 1169,prohibió el uso de la ballesta entre cristianos bajo pena de excomunion.Esta arma tenia mas alcance y fuerza que el arco (300 metros, frente a 150 metros) y era mas sencilla de manejar,pero su cadencia de tiro era diez veces mas lenta que la del arco,aunque con menor alcance y mucho mas dificil de usar,poda disparar una docena de flechas por minuto en manos de un arquero entrenado.a partir de entonces,los arqueros cobraron un peso creciente en los ejercitos;asi los arqueros ingleses fueron decisivos en las Batallas de Crézy y Agincourt,en la Guerra de los Cien Años,cuando derrotaron a la caballeria gala.Las nuevas armaduras de placas fueron una respuesta a estas novedosas armas,pero,a partir de aquel momento,los arqueros y ballesteros fueron imprescindobles en los ejercitos modernos.



En el siglo XIV ,se dió un paso mas con la aparicion de los "piqueros".Estos campesinos suizos solo con una larga pica (de 5 a 7 metros) demostraron que,bien entrenados para mantener una formacion cerrada y dominar el pánico,podian desbaratar una carga de caballeria y descabalgar al jinete,que quedaba inerme en le suelo por el peso de su armadura .Clavandose en el suelo a modo de erizo y con distintos angulos de inclinacion,formaban una cortina impenetrable.Rapidamente se extendieron por toda Europa y en el siglo XV ya eran codiciados por todos los ejercitos europeos;esta arma acabó siendo la columna vertebral de los tercios españoles.
Junto con los "piqueros" fueron extendiendose a lo largo de los siglos XIV y XV las compañias de mecenarios;soldados profesionales de infanteria que habian demostrado que con su armamento mucho mas barato que el de los caballeros podian ser tan decisivos como ellos ó mas,en las batallas.Solucionaban ,de paso,la falta de hombres y el reclutamiento forzoso de campesinos,que resultaba poco útil y penalizaba la economia agraria.
Eran disciplinados,combatian por paga ó botin y se ponian al servicio de un Rey encabezados por un jefe prestigioso ó "condottiero",aunque en época de paz podian suponer un problema al estar faltos de recompensa.
Ejemplos de ellos fueron las "Compañias Blancas" francesas ó los "Almogávares" de la Corona de Aragon.Estos soldados profesionales,junto con las nuevas armas,estaban anunciando el fin de la Edad Media y de la élite politica y militar que la sustentaba,la de los nobles caballeros, y la aparicion de las nuevas monarquias absolutas.         



lunes, 10 de abril de 2017

CARTAGO Y LA LEYENDA DE DIDO


Muchas fueron las civilizaciones que emergieron y cayeron en la antigüedad, Egipto, Sumeria, Persia, Grecia, Roma, son algunos de sus ejemplos, pero quizá una de las que peor ha sido tratada por desconocimiento y por la posterior propaganda de sus vencedores fue Cartago. Una ciudad que fue fundada antes que la propia Roma y que dominó las aguas del Mediterráneo occidental durante siglos.
Como toda ciudad importante que se precie, Cartago tiene su propio mito de la fundación de su ciudad aparte de los hechos estrictamente históricos, así que vamos a tratar primero los datos conocidos y después dedicaremos unas líneas a la leyenda de la princesa Dido. El primer escollo lo encontramos en la fecha de su fundación, dependiendo las fuentes que se tomen en cuenta. Filisto de Siracusa, historiador del siglo IV a.c. data la fundación de Cartago justo después de la guerra de Troya por dos fenicios llamados Azoros y Karchedón, pero historiadores modernos desestiman esta posibilidad por dos razones, la primera es porque por aquella fecha los fenicios empezaban a fundar colonias en occidente y se sabe que Cartago fue fundada bastante tiempo después que Gades (Cádiz) o Útica, que se encontraba relativamente cerca de la ubicación posterior de Cartago. La segunda razón es que los nombres Azoros y Karchedón son variaciones de los nombres de Tiro y Cartago.
Ilustración del puerto de Cartago
Ilustración del puerto de Cartago
En el siglo III a.c., Timeo, otro historiador griego, es más preciso y fecha la fundación treinta y ocho años antes de la primera olimpiada, que nos da la fecha de 814 a.c. Esta teoría es la que vino aceptada por los historiadores posteriores en la república romana, siendo ratificada por Josefo que afirma que la fundación de la ciudad norteafricana tuvo lugar en el séptimo año de reinado de Pigmalión de Tiro, que si comparamos con la lista de reyes en Israel nos da el resultado situado en el último cuarto del siglo IX a.c. Con estas fechas, ya que de manera arqueológica es prácticamente imposible de asegurar, podemos decir que la fundación de Kart Hadtha (Cartago) se sitúa entre los años 825 y 814 a.c.
La finalidad de este nuevo asentamiento deja muchas dudas, ya que Cartago, aunque fue fundada en un marco privilegiado para el comercio fenicio, no presentaba una actividad comercial exhaustiva como por ejemplo su vecina Útica, por lo tanto ¿cuál fue la primera intención de esta urbe? pues aunque parezca mentira la podemos deducir en la leyenda de Dido, que puede tener más de historia real de lo que pueda parecer en un primer momento y le debemos su conservación y difusión a Justino, cronista e historiador romano.
Muto, el rey de Tiro había muerto dejando dos hijos, Pigmailón y Elisa. Pigmalión era el legítimo heredero pero todavía muy joven para gobernar, lo lógico es que su hermana se hubiese erigido como regente hasta que Pigmalión cumpliera la mayoría de edad, pero por problemas que desconocemos parece ser que la oligarquía de Tiro apartó a la princesa de todo gobierno por alguna razón, no sabemos si justificada o no. Elisa por supuesto, no quería se relegada a un segundo plano y en lo que fue una maniobra para recuperar poder se casó con su propio tío, Acerbas, que era sumo sacerdote de Melkart, algo parecido a ser Pontifex Máximum pero con la particularidad de ser el segundo en poder después del propio rey. 
Así pues aunque no fuera la legítima soberana, su nuevo marido podría reclamar el trono en un momento dado. Pigmalión tenía muy claro lo que hacer, deshacerse de su tío-cuñado sin demora y estrechar el cerco sobre su hermana y los seguidores que se le habían unido cuando se desposó. Tras un tiempo de engañosa quietud, Elisa se percató que tarde o temprano su hermano encontraría una excusa para deshacerse de ella, sería mejor poner tierra o mejor dicho mar de por medio.
Viaje de la princesa Elisa/Dido
Viaje de la princesa Elisa/Dido
La oligarquía mercantil estaba con Elisa, ya que el rey Pigmalión daba preferencia en el poder (como es natural por otra parte) a los nobles y las familias de estos que copaban los puestos más influyentes y a los que nunca accederían a no ser por matrimonios convenientes. En el más riguroso secreto se fletó una pequeña flota y navegaron hacía el oeste, primero se detuvieron en Chipre donde Elisa fue recibida con honores, además se llevó ochenta vírgenes de la isla para asegurar la descendencia de sus compañeros de viaje. Tras hacer una parada más en Creta llegaron a Útica, muy cerca del emplazamiento final de Cartago, a pocos kilómetros de la actual Túnez. A pesar de ser bien recibidos en la ciudad, Elisa y sus acompañantes oligarcas decidieron continuar hacia el sur para fundar una nueva ciudad antes que prosperar en una ya establecida y con cierto estatus como era Útica. Probablemente no lo hicieron porque no pudieron, si habían huido de Tiro que era la metrópolis, por muchas simpatías que tuvieran en las colonias, estas no podían arriesgarse a tener problemas con el poder central y sólo podrían ofrecer apoyo moral a los exiliados.
Conocida ya como Dido, Elisa eligió un emplazamiento ideal para su nuevo asentamiento, con una península que se adentraba en el mediterráneo rodeada de lagunas, era perfecto para construir un puerto y poder defenderse de ataques por tierra, además las llanuras cercanas servirían para crear riegos y cultivos que podrían abastecer a generaciones enteras.
En este punto es donde la leyenda toma de nuevo las riendas, Dido, al llegar al emplazamiento se encuentra con la oposición del rey Yarbas, que poseía el trono de Libia, éste la entregó una piel de toro y afirmó que le regalaría la extensión de tierra que cubriera dicha piel, el resto tendría que pagarlo. Dido cortó la piel en tiras finísimas y las puso una a continuación de otra cubriendo lo que sería la extensión original de la ciudad, Yarbas fascinado por la inteligencia y belleza de Dido la exhortó a que se casara con él bajo amenaza de guerra, pero Dido demostrando que era una matrona fenicia de pura cepa se apuñaló ella misma antes de tirarse a una pira ardiente. Quizás los supuestos sacrificios posteriores al dios Baal Hammon tuvieran origen en esta parte de la leyenda.
Encuentro entre Eneas y Dido de Sir Nathaniel Dance-Holland.
Encuentro entre Eneas y Dido de Sir Nathaniel Dance-Holland.
Pero también existe otra versión, la que nos dio Virgilio en la Eneida, más romántica y por supuesto más trágica. Cuando Eneas recala en Cartago huyendo de Troya, Dido le recibe y da cobijo a los refugiados, ella queda totalmente enamorada de Eneas y al parecer él la corresponde de igual manera. El tiempo pasa feliz entre los dos, pero Eneas sabe que tiene que partir y seguir los designios que le ha profetizado el mismísimo Júpiter: fundar una ciudad en el Lacio italiano. Una noche embarca y parte sin decir nada a su amada, Dido viéndole marchar grita desesperada, es tal el dolor que siente que al amanecer y en otra pira ( el fuego en la antigüedad significaba para muchas culturas purificación o renovación) maldijo al troyano y a toda su descendencia, también apeló a los dioses para que un día uno de sus descendientes fuera su vengador y llevase a cabo su profecía, al terminar de clamar al cielo se clavó la espada su amado y cayó a las llamas.
Una leyenda que marcó el pistoletazo de salida para una de las culturas más influyentes de la antigüedad, nuestro territorio fue influido por su mano y grandes personajes cartagineses pasaron por aquí enriqueciendo nuestra cultura y abriéndola a nuevas posibilidades. Siglos después Roma y Cartago se enfrentaron hasta la muerte para dilucidar quién era la potencia que gobernaría el Mediterráneo. Todos sabemos cuál fue el resultado, pero la maldición de Dido quizás tuvo algo de fuerza en la figura del hombre que casi derrota a Roma, Aníbal, pero bueno eso como sabéis, es otra historia.
BIBLIOGRAFIA Y FUENTES:
Carlos G.Wagner, Jaime Alvar, José María Blazquez. Fenicios y cartagineses en el Mediterráneo.
Sabatino Moscati, Cartagineses.
http://historiaoleyenda.com/cartago-la-leyenda-de-dido/ 
http://arquehistoria.com/dido-la-reina-de-cartago-que-se-quito-la-vida-14931
https://seguicollar.files.wordpress.com/2007/08/didoeneasguerin.jpg
http://www.mujeresenlahistoria.com/2012/08/la-reina-de-cartago-dido-siglo-ix-ac.html
http://entreclasicosymodernos.blogspot.com.es/2011/10/dido-y-eneas_18.html
http://sobreleyendas.com/2008/05/02/el-mudo-lamento-de-dido/