miércoles, 30 de noviembre de 2016

JAVIER DE BURGOS Y LAS 49 PROVINCIAS ESPAÑOLAS


La actual división territorial permanece prácticamente intacta desde que, en 1833, fuera trazada para facilitar al Gobierno central dirigir sus órdenes sobre las regiones




"El mapa general de la Península nos presenta cosas ridículas de unas provincias encajadas en otras, ángulos irregularísimos por todas partes, capitales situadas en las extremidades de los partidos, intendencias extensísimas y otras muy pequeñas, obispados de cuatro leguas y otros obispados de 70, tribunales cuya jurisdicción apenas se extienden más allá de los muros de una ciudad y otros que abrazan dos o tres reinos; en fin, todo aquello que debe traer consigo el desorden y la confusión"
Así describía el famoso poeta y pensador valenciano León de Arroyal la división territorial de España a finales del siglo XVIII.
No era para menos. Con todo este "caos", al Gobierno central le resultaba muy complicado hacer llegar sus órdenes y providencias a la gran cantidad de pueblos y regiones históricas que tenía la Monarquía. Había jurisdicciones inferiores, intendencias, partidos, corregimientos, alcaldías mayores, gobiernos políticos y militares, realengos, órdenes, abadengos o señoríos que convertían a España, a diferencia de otros países de Europa, en un lugar "abigarrado, complejo, confuso y caótico", según calificaba Aurelio Guaita, catedrático de Derecho Administrativo, en "La división provincial y sus modificaciones".
Será a finales de octubre de 1833, poco después de morir Fernando VII, cuando la regente Maria Cristina inicie un ambicioso plan de reformas políticas y administrativas, la más importante de las cuales se le encargaría al ministro de Fomento Javier de Burgos: una división racionalizada del territorio español. El objetivo no era otro que uniformar y centralizar el Estado, a fin de facilitar, de manera más rápida y eficaz, la labor de Gobierno central sobre el conjunto de España.

De Burgos, el reformista ilustrado (de Juan Gay Armenteros, catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Granada), acerca al público la figura de Javier de Burgos (Motril, 1778 - Madrid, 1848), que constituye un ejemplo, como indica el título de la obra, de político reformista e ilustrado español y a quien se debe la actual división provincial de España. El libro recoge una vida que se desarrolló en un tiempo complejo y difícil, en el cruce de dos siglos y dos épocas que dan forma a la historia contemporánea: la era de la Ilustración y la era de las revoluciones liberales.
Su trayectoria política queda marcada,su reformismo ilustrado de base y su evolución hacia el campo del liberalismo moderado, le llevaron a asumir tanto la crítica a la monarquía absoluta como a la estrategia revolucionaria de los liberales más radicales. Nombrado ministro de Fomento en 1833, a su preocupación por modernizar la organización administrativa del Estado debemos la división provincial de España, que ha llegado hasta nuestros días.

Apenas un mes después de ser elegido De Burgos para tamaña empresa, el 30 de noviembre de 1833, se aprobaba el decreto por el que quedó dividido el país en 49 provincias. Una obra de extraordinaria importancia si tenemos en cuenta que estas han permanecido intactas al cabo de un siglo y medio, con la aparición tan solo de una más en la antigua provincia canaria. Y todas ellas tomarían el nombre de sus capitales, excepto las provincias de NavarraÁlavaGuipúzcoa Vizcaya, que aun conservan sus denominaciones.
La "nueva" España dibujada por Burgos tenía, además de las 49 provincias, 14 regiones y, a partir de abril de 1834, 463 núcleos de población con juzgado de primera instancia. Estos últimos eran los "partidos judiciales", cuyas características permitieron establecer fácilmente las "cabezas" de los mismos, que, hoy en día, se han reducido bastante en número.
Toda esta organización era "un medio para obtener los beneficios que meditaba hacer a los pueblos", podía leerse en el Real Decreto publicado en la prensa de la época, con un Burgos que definía a las provincias como "el Centro de donde partiese el impulso para regularizar el movimiento de una máquina administrativa".
Sin embargo, la nueva estructura de De Burgos no siguió, a diferencia del modelo francés, que era más racionalizado, un criterio meramente geográfico, sino también un carácter histórico, respetando las divisiones de los antiguos Reinos antiguos Reinos, y teniendo en cuenta al mismo la distancia y el número de habitantes de cada núcleo de población.

No fue fácil llegar hasta aquí. Costó tiempo y paciencia dividir el territorio español tal y como lo conocemos hoy en día. En 1785 se le había encargado al conde de Floridablanca  una espacie de ordenación y catalogación de las provincias existentes, enumerando los núcleos de población que pertenecían a cada una de ellas e indicando su situación jurídica.
En 1810, José Bonaparte, siguiendo el modelo francés, lo dividió en 38 prefecturas y 111 subprefecturas. Pero estas tampoco funcionaron, ya que los afrancesados nunca llegaron a tener el control de todos los reinos. Y luego fracasaron también las Cortes de Cádiz de 1812, que tampoco supieron aplicar la racionalidad geométrica a la Península Ibérica.
Tras Javier de Burgos, la reforma fue continuada por los moderados a lo largo de todo el reinado de Isabel II, pero sufriendo los constantes ataques de la oposición. Estos comprendía, sobre todo, a los progresistas, y eran especialmente críticos en la cuestión del reparto de los municipios. Y más tarde serían los republicanos federales, quienes se opondrían al proyecto por su "excesivo centralismo".
Pero el tren puesto en marcha en 1833 ya no se detendría en el siguiente siglo y medio, y, salvo pequeñas cambios puntuales, España quedará fijada bajo el trazo dibujado por Javier de Burgos.
http://www.abc.es/archivo/20140411/abci-division-provincias-javier-burgos-201404102035.html
http://www.elmundo.es/la-aventura-de-la-historia/2014/10/07/543411e222601dca798b4584.html

martes, 29 de noviembre de 2016

TRATADO DE PORTSMOUTH...EL FIN DE LA GUERRA RUSO-JAPONESA


En el tratado que puso fin a la guerra entre los imperios de Japón y Rusia, se firmó en la ciudad de Portsmouth, capital del estado de New Hampsaire (Estados Unidos). Curiosamente en el documento aparecen tres fechas de firma el cinco de septiembre de 1905 (calendario gregoriano), el quinto día del noveno mes del año trigésimo octavo de la era Meiji (calendario japonés) o el vigésimo tercer día de agosto de 1905 (calendario juliano, vigente en Rusia hasta 1918).
Última página del Tratado de Portsmouth
Última página del Tratado de Portsmouth (Fuente : wikipedia.org)
Tras la victoria japonesa en la batalla naval de Tsushima (27-28 de mayo de 1905) el Zar Nicolás II, tomó conciencia de que se le había escapado su última oportunidad de ganar la guerra contra el Japón, sus escuadras habían sido mandadas al fondo del mar por segunda vez en lo que se llevaba de conflicto. En el campo de las operaciones en tierra las cosas no iban mejor tras la pérdida a comienzos de año de Port Arthur y la derrota de Mudken un par de meses después, la guerra no pintaba bien para las armas rusas.
A comienzos de junio de 1905 se nombraron ministros plenipotenciarios por ambas potencias para comenzar las negociaciones. Las primeras conversaciones tuvieron lugar a comienzos de agosto de 1905.
Por parte del Imperio del Japón los firmantes fueron Komura Jutaro, Ministro de Asuntos Exteriores de Japón – ya anteriormente había participado en la negociación del tratado de Shimonoseki que había puesto fin a la guerra chino-japonesa de 1895 -, y Takahira Kogoro, embajador del Japón en Estados Unidos.
Por parte del Imperio de Rusia los firmantes del tratado fueron Serge Witte, Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, y Roman Rosen, embajador de Rusia en Estados Unidos.
Protagonistas del Tratado de Portsmouth
Protagonistas del Tratado de Portsmouth. (Fuente : Japan-America Society of New Hampshire)
En un primer momento los emisarios japoneses demandaron fuertes compensaciones territoriales y económicas: la isla de Sajalin (ya ocupada en los últimos meses de la guerra) y una fuerte indemnización por las perdidas y gastos sufridos durante el conflicto. Las negociaciones no discurrieron como pretendían los enviados japoneses, la presión del presidente Roosevelt con el mensaje que ‘no hubiera ni vencedores ni vencidos‘ en unas negociaciones que deberían de acabar cuanto antes, se unió a la taxativa negativa del Zar de no pagar un sólo ‘kopek’. Por su parte Japón tenía en su contra el haber iniciado la guerra sin la preceptiva declaración previa, así como una situación de extrema necesidad pues el país se encontraba agotado. Esto hizo que terminara por aceptar algunas condiciones como desocupar la parte norte de Sajalin y lo más sangrante para el erario y la población: no recibir un sólo yen de indemnización.
Negociando el Tratado de Portsmouth (1905) -- de izquierda a derecha: Rusos en el lado alejado de la mesa Korostovetz, Nabokov, Witte, Rosen, Plancon; y los japoneses en el lado cercano de la mesa Adachi,Ochiai, Komura, Takahira, Sato
Negociando el Tratado de Portsmouth (1905) — de izquierda a derecha: Rusos en el lado alejado de la mesa Korostovetz, Nabokov, Witte, Rosen, Plancon; y los japoneses en el lado cercano de la mesa Adachi,Ochiai, Komura, Takahira, Sato
El tratado se compone de 15 artículos y 2 subartículos, los cuales podemos dividir en las siguientes categorías:
Consecuencias Políticas,
  • El presente es un tratado de paz y amistad entre sus Majestades los emperadores de Japón y de todas las Rusias y entre sus respectivos estados y súbditos. (art.1)
  • El tratado será ratificado por el Zar y el Emperador del Japón en el plazo de 50 días desde la firma. Se entregarán al embajador de EEUU en San Petersburgo y al embajador de Francia en Tokio, los cuales intercambiarán las ratificaciones a la mayor brevedad posible en Washington. (art. 14)
  • El tratado se redactará en francés e inglés, en caso de discrepancia será la copia en francés la que prevalecerá (art.15)
Consecuencias territoriales
  • Se reconocen los superiores intereses político, militares y económicos del Japón en el territorio de Corea (art. 2), comprometiéndose Rusia a no interferir en las medidas que el Japón estime oportunas para la guía, protección y mando sobre este territorio.
  • Evacuación por ambos contendientes del territorio de Manchuria (excepto la península de Liaotung), y su devolución a soberanía China (art. 3)
  • Rusia transfiere a Japón, con el consentimiento de China del arriendo de Port Arthur, Dalien y sus aguas circundantes. (art. 5)
  • Rusia cede a Japón a perpetuidad la plena soberanía de la porción sur de la isla de Sajalin y todas sus islas adyacentes, así como sus obras publicas y propiedades, a partir del paralelo 50 de latitud Norte 
Consecuencias para ciudadanos
  • Los ciudadanos Rusos en Corea se les tratará de igual forma que a los de la nación extranjera más favorecida (art.2)
  • Se respetarán las propiedades de los ciudadanos rusos en Port Arthur y Dalien (art.5)
  • Se respetarán las propiedades e industrias de los ciudadanos rusos en Sajalin, siempre y cuando se sometan a las leyes japonesas y a su jurisdicción (art.10). En caso contrario Japón podrá deportarlos
Consecuencias económicas
  • Renuncia de Rusia a cualquier ventaja territorial o concesión preferencial o exclusiva en Manchuria (art. 3)
  • Tanto Japón como Rusia se comprometen a no entorpecer las medidas que China pueda tomar para el desarrollo del comercio o la industrialización de Manchuria (art.4)
  • Rusia transfiere a Japón todas los derechos, privilegios, concesiones conectadas o que formen parte del arriendo de las plazas de Port Arthur, Dalien y sus aguas circundantes. (art.5)
  • Rusia transfiere a Japón todos los trabajos y propiedades públicas que se encuentren en Port Arthur y Dalien (art. 5)
  • Rusia transfiere a Japón la propiedad del tramo de ferrocarril Chang-Chun-fu, Kuanchanftsu  y Port Arthur (art.6) así como todos los derechos y privilegios asociados a este tramo de ferrocarril. Se establece que para el funcionamiento de esta línea se acordará una convención separada a la mayor brevedad posible (art.8)
  • Rusia transfiere a Japón la propiedad de la minas de carbón en la región de Chang-Chun-fu, Kuanchanftsu  y Port Arthur que pertenecen o son trabajadas en beneficio de la línea férrea (art. 6)
  • Rusia y Japón se comprometen a no tomar medidas que puedan impedir el libre tránsito en el estrecho de Le Perouse y el estrecho de Tartaria (art. 9)
  • Rusia concederá al Japón derechos de pesca en sus aguas del Mar del Japón, Ojotsk y Mar de Bering (art. 11)
    Tratado de Portsmouth - Art 9 y 11
     Art 9 y 11 (Fuente : Japan-America Society of New Hampshire)
  • Se redactará un nuevo convenio de comercio y navegación entre Rusia y Japón (art.12) que sustituya al anulado por la guerra
Consecuencias militares
  • Rusia y Japón se comprometen a retirar las tropas en Manchuria (excepto la península de Liaotung) en el plazo de 18 meses (subart. del art. 3), empezando por las que se encuentren en las posiciones delanteras
  • Rusia y Japón podrán mantener en Manchuria guardias para la protección de sus  ferrocarriles, no superando la cantidad de 15 hombres por kilómetro. (subart. del art. 3)
  • Rusia y Japón se comprometen a explotar las vías férreas en Manchuria con fines industriales y comerciales, nunca estratégicos (art. 7) Se establece la excepción a favor del Japón de la línea férrea de la península de Liaotung donde si que podrá usarla para fines militares.
  • Rusia y Japón se comprometen a no construir  en la isla de Sajalin o en las islas adyacentes ningún tipo de fortificaciones u obras militares similares (art. 9)
  • Se procederá lo más pronto posible al intercambio de prisioneros, así como el pago de los costes directos de cuidado y mantenimiento que estos hayan incurrido desde la fecha de captura hasta la fecha de muerte o entrega (art. 13)
Los participantes en este tratado fueron debidamente agasajados por sus respectivos gobiernos tanto Witte como Jutaro fueron nombrados condes. Y el mediador Theodore Roosevelt se le concedió el Nobel de la Paz en 1906.
En Japón la población recibió el resultado del tratado con polémica y disturbios en las calles, se consideraba que no se había negociado correctamente y que no se obtenían las suficientes ganancias económicas y territoriales. El peor episodio ocurrió en el llamado ‘incidente incendiario de Hibiya’ (barrio cercano al palacio imperial) donde llegó a incendiar la casa del Ministro del Interior. Tras varios días de disturbios en todo el país, con cientos de detenidos y decenas de muertos, se procedió a la declaración de la Ley Marcial. La crisis política llegó a su cénit en el mes de enero de 1906 a la dimisión del gobierno de Katsura Taro. Como consecuencia de estas revueltas comenzó en Japón una intervención cada vez mayor del Ejercito en las labores de gobierno. Indirectamente la mala imagen del tratado en Japón supuso una animadversión de la población hacia EEUU, el país donde se había negociado.
Incidente Incendiario de Hibiya
Incidente Incendiario de Hibiya (Fuente : wikipedia.org)
https://laguerrarusojaponesa19041905.files.wordpress.com/2015/10/descarga-2-e1446292244173.png?w=652&h=392
https://laguerrarusojaponesa19041905.wordpress.com/2014/01/13/el-tratado-de-portsmouth/
http://elimperialismodejapon.es.tl/%3Cem%3ETratado-de-Portsmouth%3C-s-em%3E.htm
http://fdra.blogspot.com.es/2015/01/guerra-ruso-japonesa-el-espiritu-del.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Tratado_de_Portsmouth_(1905)

domingo, 27 de noviembre de 2016

LA BATALLA DE RANDE Y LOS GALEONES DE LA PLATA





Al atardecer del día 29 de septiembre de 1702 el almirante inglés George Rooke, entre alaridos, dirigía personalmente las labores de extinción de un pequeño fuego que se había declarado en la base del palo mayor de su buque Royal Sovereign  después de ser cañoneado desde la batería gaditana de Santiago. Su flota multinacional (Inglaterra, Holanda y Austria),  de los cuales parte habían sido confiados al almirante holandés Van Almonde, y transportes de infantería y caballería al mando del general inglés James Butler, duque de Ormond y de los holandeses el barón Sparr y el general Pallandt, hacía todo lo posible por alejarse del castigo que estaba padeciendo desde hacía 5 horas tras su tentativa, que duraba ya más de un mes, de someter a la ciudad andaluza de Cádiz (España), mediante un ataque anfibio. Estas tres naciones habían declarado la guerra a los borbones franceses al no alcanzar un consenso respecto al sucesor de Carlos II de España. El aspirante de los primeros era un Habsburgo, el archiduque Carlos de Austria y el de los segundos un borbón, Felipe de Anjou, nieto del rey sol Luis XIV de Francia. Ambos se disputaban el trono, vacante tras el fallecimiento del estéril monarca español el 1 de noviembre del año anterior.
A principios de septiembre de 1702, el conde de Fernán Núñez había sido avisado de que una enorme flota hostil estaba doblando el cabo de San Vicente (Portugal) y se dirigía al puerto gaditano. Reunió sus galeras y las dispuso a lo largo del muelle de Cabezuela y Puerto Real (Cádiz) que, junto a un viento de levante mantuvo a los piratas a raya. El fragor de la conflagración iluminó las noches andaluzas y los acongojados buques asaltantes veían con impotencia como la mayoría de sus obuses caían en medio de la rada, mientras los castillos gaditanos vomitaban hierro oxidado con salitre que taladraba irremisiblemente los cascos piratas. Las galeras del almirante Fernán Núñez, firmemente ancladas y adosadas al dique, propulsaban metralla en dirección a los abanderados del aspirante Habsburgo al trono de España, Carlos de Austria. El tercer día de combate, cuatro unidades, tres inglesas y 1 neerlandesa, se fueron a pique con toda la tripulación a bordo.

                  Galeón español
                             Grabado de Alberto Durero de un galeón español.
Viendo el dispositivo defensivo organizado por las autoridades, los navíos que portaban la infantería arrumbaron hacía zonas adyacentes de la bahía y Ormond empezó a desembarcar las tropas anglo-holandesas en el Puerto de Santa María y San Fernando el 12 de septiembre. Allí, sin apenas resistencia, pues los fuertes estaban semivacíos para concentrar artilleros en Cádiz, empezaron a saquear las aldeas y ultrajar iglesias y otros símbolos religiosos. Entraban en los conventos y agraviaban a las internas. Los invasores, armados con arcabuces y acorazados con armaduras, pisoteaban los sembrados y segaban las cabezas de lugareños que intentaban repeler el ataque con azadas y tridentes agrícolas. Pero el gobernador de Andalucía, el marqués de Villadarias, tenía un arma secreta: centauros que se movían por los áridos y abruptos terrenos gaditanos sin hacer el más mínimo ruido. Cuando entraron en acción estos jinetes junto con los milicianos, fueron la pesadilla de los soldados de infantería de Ormond que habían conseguido pisar tierras andaluzas y, como en un precedente de lo que sería la estrategia que expulsó a los franceses de España más de un siglo después, asestaban a los intrusos golpes letales en una ofensiva de emboscadas y  celadas que vertía sangre anglo-holandesa en el sediento subsuelo meridional español.
El 28 de septiembre, cuando el duque de Ormond, viendo la carnicería en sus filas, ordenó volver a los barcos...cuerpos macerados de infantería anglicana yacían en el calcinado campo de Gibraltar.
Al día siguiente, Rooke, furioso, señaló a todos sus barcos se alejasen a mar abierto. Aquellos que pudieron desplegar velamen se reunieron lejos del alcance de los cañones gaditanos, celebraron un consejo de guerra y el almirante inglés acordó zarpar hacía puerto amigo para reparar daños y reaprovisionarse. Maltrechos y desmoralizados, los navíos anglo-holandeses arribaron a la ciudad de Lagos (sur de Portugal) dos días más tarde.
Mientras tanto, varios grados de latitud al norte en el ría de Vigo (Galicia-España) la actividad era frenética desde hacía un mes. Más de 6.000 brazos, entre soldados, marinos y población civil, se afanaban en descargar las riquezas de los 14 galeones españoles recién llegados del nuevo mundo y depositarlas en carros de vacas confiscados para hacerlas llegar a la corte. Estos buques, escoltados por una flota de guerra franco-española al mando del almirante galo Chateau-Renault y del español Manuel Velasco Tejada, habían llegado al puerto vigués después de una derrota de casi tres meses desde Veracruz (Méjico). Desde hacía casi tres años, el almirante español había estado amontonando en sus galeones anclados en ese puerto azteca oro, plata, pieles, cueros, plantas, animales exóticos, piezas de metales preciosos, joyas, alhajas y un sinfín de valiosos artículos expoliados durante ese tiempo a los pueblos indígenas que pagaban tributo al rey de España a través de su recaudador de impuestos: el gobernador español. Según un documento hallado mucho después en el archivo de Indias sevillano, el valor de lo embarcado superaba los 50.000 millones de euros al cambio actual, pero hay que tener en cuenta la picaresca que imperaba en los funcionarios contadores que únicamente inventariaban el 30% de la carga. Cuando los bajeles estaban rebosantes y apenas quedaba espacio, Velasco ordenó deshacerse de todo objeto inútil a bordo para hacer sitio a las mercaderías. Así, cañones, munición y otro tipo de material bélico fue desalojado. Como consecuencia, el potencial de los galeones, que inicialmente era de 40 cañones, quedó reducido a menos de la mitad.
Estos navíos de guerra tenían unas impresionantes estructuras a popa y proa. La palabra castillo empezó a aplicarse a los navíos de guerra cuando los constructores fortificaron sus partes anterior y posterior para remedar los fortines terrestres con el objeto de tener solidez en el momento del abordaje, que era la manera más común de enfrentamiento naval. La sección media de la cubierta era más esbelta. De unos 40 metros de eslora, los galeones tenían un aspecto redondeado que les daba una imagen compacta y pesada.
Galeón
  • Maqueta del galeón San Francisco. Foto de Artesanía Latina. Esta maqueta representa un galeón español de finales del siglo XVII, parecido a los mercantes de la flota de los galeones de la plata de Velasco. Como se puede apreciar las líneas de los galeones diferían bastante a la de los incipientes navíos de línea como los que utilizaban los británicos o los holandeses.
Cuando a principios del estío de 1702, Velasco advirtió que sus mercantes no podían albergar ni una sortija más decidió que era el momento de partir, pero se encontró con un serio problema: de los diecisiete galeones sólo tres eran naves de guerra propiamente dichas, y tenía que escoltar aquella fortuna hasta la metrópoli. Los cargamentos llegaban a España con una frecuencia anual, pero desde 1699 no se había enviado transporte alguno debido a la presencia asfixiante de piratas y bucaneros en las rutas del Caribe,  principalmente a lo largo de la costa septentrional de Cuba y en el estrecho de La Florida, y a la propia desidia de Velasco que disfrutaba de un placentero retiro en aguas tropicales entre los indígenas, tras haber fracasado su matrimonio.
Carlos II de España estaba enfermo y agotado. El último Austria en el trono español padecía una esquizofrenia paranoide y sufría alucinaciones, pero había redactado su deseo de que un Borbón ocupase su sitio a su muerte. No tenía descendencia y Europa miraba la silla con codicia. El rey francés Luis XIV se apresuró a instruir a su nieto Felipe, duque de Anjou, para una posible ocupación de ese lugar. El emperador austriaco veía en su hijo, el archiduque Carlos, al futuro Carlos III de España. A su vez, Inglaterra desconfiaba del emergente poder español y de su posible alianza familiar con los Borbones franceses si Felipe heredaba el trono. El 1 de noviembre de 1700 moría Carlos II de España y el  24 del mismo mes Felipe de Anjou, Felipe V, se coronaba como monarca español, pero la alianza calvinista que agrupaba a Inglaterra, Holanda y Austria aún no había dicho su última palabra.
Velasco, a punto de zarpar y ajeno a estas intrigas, recibió la nueva de que una escuadra francesa se encargaría de despejar de piratas y buitres el camino hasta España. El rey francés quería asegurarse de que su linaje, a través de su nieto Felipe V de España, quedase firmemente anclado en la península y para ello envió al nuevo continente a uno de sus mejores almirante al mando de una ágil y robusta escuadra que garantizase el transporte de los caudales. Chateau-Renault llegó en su L´Fort  con 16 navíos de línea, esperando que sus honorarios por la escolta incluyesen una buena porción de lo que dormía en las hinchadas barrigas de los lentos galeones. El 11 de junio partieron de Veracruz e hicieron escala técnica en La Habana, de donde zarparon el 24 del mes siguiente para cubrir el resto de la navegación hacia el viejo continente.
Cuando surcaban a la altura de las Bermudas, divisaron varias velas a estribor y los vigías confirmaron que dos de ellas volaban la calavera y las tibias blancas sobre fondo negro en lo más alto del palo mayor. Un recién llegado a latitudes tropicales, Chateau-Renault envió a la fragata Favori y al navío L´Esperance  a parlamentar con ellos y a sonsacar las coordenadas de los principales apostaderos piratas en la zona, con objeto de sortear cualquier peligro. En cuanto vieron que estas unidades se desgajaban del compacto grupo franco-español, los corsarios desaparecieron en el horizonte y las dos naos regresaron a la escuadra.
Durante la travesía, un brote de fiebre amarilla obligó a poner en cuarentena a dos bajeles. Los bajos fondos de Veracruz, en donde consumaban sus correrías los marinos europeos, fueron letales para parte de la dotación del Volontaire y el Dauphine, que incorporaron la epidemia a la flota. El bochorno y la humedad propias de aquellos pagos no hicieron sino acrecentar la virulencia de la epidemia. Velasco estaba aterrorizado ante la posibilidad de que sus efectivos quedasen fuera de combate antes de llegar a destino por culpa de la flota de escolta y se opuso enérgicamente a la sugerencia de Chateau Renault de que los enfermos fuesen recluidos y tratados en uno de los galeones de carga, y la marinería de éste se sumase a los navíos de guerra, pues, en caso de toparse con naves hostiles, los galeones no serían de gran ayuda, ya que únicamente tres de ellos conservaban piezas de artillería y pertrechos de combate tras haber soltado lastre antes de partir.



Al final y tras una agria discusión Chateau-Renault accedió a que los apestados se quedasen en aquellos dos navíos y prohibió que nadie abandonase o accediese a los mismos sin su deliberada anuencia. Antes de llegar a las tierras portuguesas de las islas Azores (en el medio del Atlántico) 49 cadáveres (entre los que se encontraba su cirujano) habían sido arrojados por la borda del Volontaire. Del otro navío no hay datos fidedignos, pero algunas fuentes señalan que los restos de casi un centenar de desdichados sirvieron de pasto a las criaturas marinas. Además, las enfermedades venéreas también cobraron su tributo entre los franceses. La sífilis sumó otras bajas entre los estibadores de L´Fort y el propio Chateau-Renault tuvo que someterse a un rústico y doloroso tratamiento.
En la tercera semana y con viento favorable la flota descubrió el archipiélago luso. Dos corbetas españolas fueron despachadas para avisar a las autoridades que despejasen parte del puerto principal de isla Terceira para albergar a los  buques y se preparasen camas y hospitales para recibir a los enfermos. Una vez en las Azores las nuevas no fueron nada tranquilizadoras: en el contexto de las recientes hostilidades derivadas de la lucha por la corona española, dos potentes flotas británico-holandesas patrullaban la costa atlántica de la península ibérica, por lo que era muy probable que los puertos de ese litoral estuviesen bloqueados.
Durante su estancia en América, Velasco había estado aislado de las noticias de la patria. Mientras se encontraba de pesca a principios de 1701 en una lancha de la Bufona  en el golfo de Méjico, desde la escotilla de babor del galeón fue alertado de la presencia de galeotas sin identificar que derrotaban hacia la nao española. Se deshizo del sedal, mandó bogar inmediatamente de vuelta a la embarcación y, a la voz, ordenó abrir las portas y soltar la vela para iniciar una persecución. Una vez en el castillo de proa tomó el catalejo y vio que se trataba de dos fragatas sin bandera, pero de línea y porte soberbios. Por sus hechuras, supuso que eran francesas, pues daban una imagen sólida y alineaban 15 cañones en cada costado. El hecho de no volar estandarte alguno le hizo pensar que habían sido capturadas y estaban siendo marinadas por extraños. Además, parte de la vela mayor de la que venía delante tenía una herida vertical paralela al mástil, lo que atenuaba un poco la marcha de ambas. Al ver como la Bufona salía de la bahía, dos fragatas españolas levaron anclas y la siguieron. A tiro de cañón de las intrusas, Velasco envió una salva de saludo al tiempo que izaba la señal para que se identificaran.
Curtido en acontecimientos similares, el almirante español sabía que en aquellos tiempos encontrarse con dos buques de guerra anónimos en alta mar suponía tener la mosca detrás de la oreja permanentemente. Máxime cuando el golfo mejicano y, sobre todo el Caribe, era conocido como la “bucaneer pot” (olla de piratas) y estaba infestado de maleantes y buscavidas que navegaban en poderosos navíos capturados y se ocultaban en surgideros paradisíacos para caer sobre mercantes de todo pabellón, saquearlos y asesinar a los que en ellos se hallaban, y después rehabilitar el buque y unirlo a la flota corsaria.
Las fragatas devolvieron el fuego y una bola estuvo a punto de impactar en el casco de la Bufona, al tiempo que viraban a babor para alejarse. Velasco comprendió que los visitantes no estaban saludándole precisamente. Tras una breve persecución el navío español se situó a escasos cables y maniobró para ofrecer el costado. Acto seguido ametralló a la fragata más retrasada y su fornida estructura trasera se resquebrajó, y, simultáneamente,  miles de fragmentos del bajel caían al mar. En ese momento las dos fragatas españolas que habían salido en ayuda de la Bufona se unieron a Velasco. El almirante español ordenó a una de ellas adelantarse y taponar la evasión de la intrusa que iba más adelante. Al poco rato, los piratas fueron reducidos. Eran marinos holandeses expulsados de la armada de su país que se dedicaban al pillaje en el área del triángulo de las Bermudas y que habían sorprendido a un convoy francés hacía apenas dos días en las inmediaciones de la caribeña isla francesa de La Martinica, a cuya escolta pertenecían las dos naves que dirigían. Por ellos Velasco se enteró del fallecimiento del rey Carlos II de España y de la riña que sacudía Europa por su sucesión.



Las fragatas fueron devueltas por Velasco a sus legítimos propietarios y los piratas encarcelados en un fortín militar de Veracruz. Curiosamente, parte de ellos se alistaron más tarde a bordo del buque insignia del almirante español, el Jesús, María y José  y tomaron parte en la campaña de vuelta de los galeones a España, si bien se abstuvieron de enfrentarse a sus compatriotas en la subsiguiente batalla.
Tras un descanso en las Azores de 4 días, en consejo de guerra a bordo de L´Fort y tras el inicio de las hostilidades con Inglaterra, se decidió zarpar y dirigirse al puerto gallego de El Ferrol ( al noreste de España), no sin antes escuchar las propuestas francas de arrumbar a Brest (norte de Fracia) y descargar allí la valija. Esta sugerencia francesa estaba en consonancia con la demanda del rey Luis XIV de amasar cuanto antes la parte que le correspondía por haber financiado la escolta de la flota desde el nuevo continente y Chateau-Renault insistió en que ese puerto septentrional galo era mucho más seguro que cualquiera de los españoles, habida cuenta de que los buques ingleses podrían muy bien entorpecer o incluso frustrar el atraque en Cádiz o Sevilla. Cuando llevaban tres días de navegación una balandra de pesca portuguesa con base en Lisboa informó a la escuadra que frente a la ciudad de Ferrol estaba anclada una numerosa flota británica con órdenes de interceptar cualquier navío que intentase salir o arribar a dicho puerto y que una masiva escuadra de la misma enseña había sido vista cruzar frente a la capital lusa con destino al estrecho de Gibraltar.
Chateau-Renault dudó un momento y las rencillas con Velasco, que propuso entonces dirigirse a las rías bajas, resurgieron. Ambos almirantes sabían que los únicos puertos autorizados por la corona para comerciar con ultramar y recibir sus mercaderías eran Cádiz o Sevilla. Además, ningún muelle, salvo los mencionados, contaba con funcionarios capaces de fiscalizar y contabilizar la carga, por lo que el puerto de destino no sería más que una parada eventual para reaprovisionarse y seguir rumbo una vez que las circunstancias así lo aconsejaran. Ni Chaeau ni Velasco se imaginaban que, una vez arribados a puerto, ninguno de los navíos y galeones de la flota de la plata saldría de nuevo al mar bajo sus órdenes.
La disquisición respecto a qué puerto sería éste quedó zanjada por un hecho un tanto singular. A bordo del Santo Cristo de Maracaibo, uno de los galeones, viajaba con su mujer e hijos de vuelta a España tras su virreinato de 5 años, José Sarmiento y Valladares, Conde de Moctezuma y Tula, que había sido delegado real en Nueva España (Méjico meridional). Natural de Redondela (Pontevedra), enfatizó la apuesta de Velasco por las rías bajas, aduciendo su conocimiento de aquellas nobles gentes y el recibimiento que dispensarían a la flota y su escolta. Los bauprés de la comitiva enfilaron esas coordenadas y el día 18 de septiembre de 1702 los vigías de las cofas divisaron tierras pontevedresas. Los curiosos vieron como el fiordo de Vigo se colmaba de velas amigas 4 días después y los galeones fueron fijados en el fondeadero de San Simón, en el interior de la ría. Dada noticia a la corte, ésta envió a un contador facultado especialmente para la ocasión, con autorización para fiscalizar la mercancía y cobrar el llamado quinto real, es decir, llevarse a palacio una quinta parte de lo embarcado en los galeones.
La flota de Rooke había salido de Lagos (Portugal) con el orgullo un tanto dolido y varias naves menos, después de haber sitiado e intentado someter Cádiz durante más de un mes, sin éxito. El Royal Sovereign estaba casi achicharrado y hubo que empalarle un nuevo mástil mayor. El almirante inglés recibió información respecto a que se esperaba en España, posiblemente en Sevilla, una comisión de barcos mercantes con tesoros de América, naves atiborradas de plata mejicana.
Despachó tres fragatas a peinar la costa desde Barbate (Cádiz) hasta la desembocadura del Guadalquivir. A la altura de Conil (Cádiz), pescadores portugueses aseguraron al capitán del Torbay , Andrew Leake, que había trasvasado para la ocasión a la fragata Weasel , que las riquezas americanas habían arrumbado hacia el Mediterráneo el día anterior ), mientras la escuadra de Rooke se retiraba a Lagos tras su infructuoso intento en Cádiz. Leake regresó veloz para comunicar la nueva a Rooke, pero encontró que la flota se había difuminado en dirección norte. Estando a la altura del cabo de san Vicente (Algarve portugués), el almirante británico recibió la visita de un patache de la escuadra del vicealmirante inglés Cloudesley Shovel, al frente de la flota de bloqueo en el Ferrol, que los navíos americanos habían sido vistos en dirección a la más baja de las rías gallegas. Rooke vio aquí una oportunidad para lavar su imagen ante el rey inglés por su fiasco en Cádiz y derrotó vigorosamente en esa dirección, al tiempo que devolvía la misiva a Shovel diciéndole que permaneciese en esa ubicación –Ferrol- y estuviese dispuesto a una posible maniobra de ataque a puerto enemigo, si bien en su fuero interno Rooke no estaba muy convencido de que volver a sitiar un muelle español fuese una buena idea, como declaró después a su llegada a Inglaterra. 
La escuadra de Rooke llegó a latitudes gallegas del cabo Finisterre el día 20 de octubre en donde fondeó durante 2 días, una vez que sus balandras habían batido todos los fiordos galaicos y descubierto a la flota de indias en el de Vigo y mandó a buscar a la escuadra de Shovell que estaba apostada en la esquina de la cornisa cantábrica. Después de haber perdido navíos y  fragatas en su asedio a Cádiz, la flota anglo-holandesa de Rooke estaba formada ahora por 27 navíos de línea, 5 fragatas, 6 cañoneras y 10 barcos incendiarios, además de 9 bajeles mercantes. En todos ellos se transportaban 10.000 infantes de marina ingleses bajo el Duque de Ormond y 5.000 neerlandeses dirigidos por el barón Sparr y el general Pallandt.

Plano de la ría de Vigo
                     Plano de la batalla de Rande. Foto del Museo de Pontevedra.
Durante este tiempo que Rooke empleó en ubicar al enemigo, los galeones perdieron peso drásticamente y las mercaderías preciosas fueron cargadas en rudimentarios carros expropiados a sus dueños y transportadas a Santiago de Compostela, Lugo, Toledo, Valladolid y Madrid. En su camino de la corte, algunos carros fueron asaltados a la altura de la localidad orensana de Rivadavia, muertos sus guardianes y robado su contenido. A pesar de las protestas y explicaciones de los soldados de escolta, otros ocho fueron interceptados cuando intentaban atravesar la villa de Chantada (Lugo) por su señor feudal, Juan Manuel Enríquez Sarmiento, ignorante de los acontecimientos de la ría, ante el temor de que lo que en ellos se transportaba fuese el botín de un saqueo a las iglesias cercanas, tal fue la celeridad a la hora de descargar los buques.
Tras un trabajo extenuante de marinos y voluntarios y un viaje errático a través de rústicas veredas, el quinto real (más de 20 millones de pesos en monedas, lingotes y objetos preciosos) llegaba a la corte madrileña el 30 de octubre. 300 rebosantes carruajes gallegos “aparcaron” frente al Casón del Buen Retiro. Los curiosos se apiñaban entre los olivos del parque madrileño y el mismísimo Felipe V fue despertado de su siesta por el estrépito callejero. Durante la travesía utilizaron más de 700 reses, que iban siendo reemplazadas a medida que se desplomaban por inanición. El recaudador Juan de Larrea, enviado real a Vigo, se había ocupado de que el diezmo fuese desembarcado y registrado en primer lugar. El resto de los coloniales que pudo ser evacuado antes del ataque de Rooke, casi 80 millones de pesos, fueron recogidos personalmente por comerciantes y financieros en depósitos bancarios de Toledo y Valladolid en noviembre y diciembre siguientes. Curiosamente, casi la mitad de éstos eran holandeses, ingleses y alemanes, que habían negociado con la corte española a escondidas de sus gobiernos. En el caso holandés, el comercio con España o Francia se pagaba con la muerte, salvo que cayese alguna alhaja mejicana en el cofre de la reina o una piedra adornase el toisón del rey. 

         Plano de la batalla

Grabado holandes de principios del siglo XVIII describiendo las posiciones de los contendientes. Grabado de Jan Van Call

Los navíos fueron saneados y los enfermos y disminuidos atendidos en los hospitales locales. Durante la estibación de la carga, dos batidoras de la bahía trajeron noticia de que una ingente flota enemiga se había apostado a 10 km al oeste del cabo Finisterre, a unas 200 millas marinas al norte de Vigo. Saltaron las alarmas y el almirante francés ordenó atascar el acceso a la rada mediante escollos y cables tendidos entre ambos extremos de la bocana de la ría viguesa. Incluso se llevaron y hundieron en el punto más estrecho (algo menos de 1 km) 3 mercantes nuevos que había en la dársena de Redondela, una pequeña aldea próxima a Vigo. Además, dispuso su flota de guerra en facha y en paralelo a los galeones, con el Esperance  al sur bajo el castillo de Rande y el Bourbon , protegido por el baluarte de Corbeiro al norte, perpendiculares a la barrera, baterías ambas fueron nutridas con piezas de los buques franceses, pues las propias estaban en estado semi ruinoso.
El príncipe de Barbazón, capitán general de Galicia, siguiendo instrucciones de Chateau-Renault y Velasco, distribuyó los efectivos terrestres en las baterías de la bahía. 800 hombres fueron desplegados en el seno que se extiende entre Vigo y Rande, en cuya fortaleza el almirante español dispuso una compañía de infantería de su nao capitana y allí se apiñaban 400 infantes bajo sus órdenes directas. 300 milicianos fueron estacionados en las proximidades de los accesos del semi-derruido bastión de Rande. En Vigo se atrincheraron casi 1.000 soldados: una mitad se ubicó en la pedanía de El Castro y la otra reforzó el maltrecho fuerte de San Sebastián.
La escasez de armas de fuego y la sorpresa de la demanda de partisanos entre la población civil para afrontar al inglés hicieron que más de 2.000 gallegos que se habían alistado en la recluta se quedasen con las manos vacías, pero dispuestos a tomar los mosquetes de los caídos durante la ofensiva. El campesinado galaico, y particularmente Vigo, tenía una especial tirria a las naves corsarias que se aventuraban desde tiempos inmemoriales en los entrantes de su litoral. El pérfido y salvaje pirata sajón Francis Drake se había presentado varias veces en las aguas viguesas y dejado un rastro de desolación tras su marcha. Después de una incursión en 1589 y ya de vuelta en Portsmouth (Inglaterra), el desdentado Drake justificó su comportamiento “para escarmentar a los demonios católicos que envían navíos invasores a nuestras costas”, en clara alusión a la Armada Invencible de Felipe II, que un año antes había sido dispersada de las costas meridionales inglesas por los caprichos eólicos. La más cruenta y cobarde “actuación” de este leviatán en el escenario vigués tuvo lugar 4 años después. Tras presentarse en el puerto con más de 100 embarcaciones y 1.500 cañones, Drake torturó y asesinó a un tercio de los varones de más de 15 años y sus hordas vejaron y abusaron de las mujeres, aparte de destrozar las humildes estructuras agro-portuarias y prender fuego a los diques de Vigo y Redondela. Se cuenta que cuando la reina Isabel de Inglaterra recibió el informe de la masacre propuso a Drake para caballero de la orden de Bath. 

Grabado francés de la batalla

Grabado francés de finales del siglo XVIII de la batalla.

Tras salir de la misa dominical en la pequeña capilla de Donón (Pontevedra), un grupo de lugareños pudo ver a través de la calina matutina una ristra interminable de velas que se dirigían en silencio a la bocana de la ría de Vigo. Un pescador que se encontraban faenando en la playa de ese pueblo anotó en un papel un palito por cada navío que pasaba ante sus ojos: 189 unidades de bandera desconocida tupían el ya de por sí neblinoso horizonte aquel 22 de octubre de 1702. Después de casi 5 horas y una vez levantada la bruma, pudo verse a la enorme flota de Shovell y Rooke en su totalidad que quedó anclada frente a los peñascos de la localidad de Cangas (Pontevedra), justo a la entrada de la ría de Vigo. Desde la fortaleza de Monte Real (Bayona) el capitán Vázquez dirigió su catalejo hacia la masa naval y distinguió la enseña de Guillermo III de Inglaterra en lo más alto del palo mayor del Royal Sovereign,  buque insignia de Rooke, y envió un emisario a dar cuenta a Velasco y a Chateau-Renault, que ultimaron los detalles de la defensa de los galeones y su preciada mercancía, de los que todavía faltaban 4 por descargar.
Durante la madrugada siguiente y con todos los faroles encendidos en las cubiertas y antorchas en los botes, los soldados anglo-holandeses fueron desembarcados en la ensenada de Teis (Pontevedra) y en las playas de Moaña. Los buques de transporte escoltados por los ingleses sufrieron el fuego de las baterías ribereñas de Teis, Rande y Corbeiro, que disparaban en una noche cerrada a la luz que venía del oleaje. El bote en el que viajaba el duque de Ormond, el general que dirigía el desembarco, se empotró contra las rocas de la playa de O Con y el oficial inglés a punto estuvo de perder la vida. En total 15 botes fueron hundidos y se cree que perecieron más de 100 hombres. Hacia las 11 de la mañana 2.500 habían acampado en la playa de Teis y otros tantos en el lado opuesto sin demasiada dificultad.
En cuanto despuntó el día, Rooke puso en marcha a sus buques, que dividió en dos grupos. La escuadra de Shovell se mantuvo a la salida de la ría por si la flota de Chateau-Renault intentaba salir a mar abierto. Una rudimentaria hacha gigantesca había sido adosada a la proa del Torbay , que encabezaba la formación de la división inglesa de cinco navíos formada por el Mary, Grafton, Kent y Monmouth, todos de 70 cañones. El vicealmirante Hopson, que volaba su insignia en el St. George había sido comisionado por Rooke para perforar con el Torbay la barrera que taponaba la entrada a la ría. Para ello se había incorporado a la dotación de este potente y marinero navío y se había llevado con él a su inseparable capitán Manning, que fue el encargado de construir el enorme ariete que serviría para abrir el atascadero. Inmediatamente detrás del Monmouth venía la división holandesa de tres navíos (Slot Muyden , Dordrecht  y Zeven Provinciën) al mando del vicealmirante Philips van der Goes, que izaba su estandarte en éste y encabezaba la línea de apoyo.
Mientras tanto, las tropas enemigas acampadas ya habían clavado sus cañones y empezaron a sitiar y bombardear las baterías de Teis, Rande y Corbeiro. Velasco se desplazaba en un bote desde su navío hasta el arenal para dar órdenes precisas respecto a la estrategia bélica. Conocedor de la importancia de mantener la ventaja de las piezas costeras en un choque como éste, prohibió despilfarrar la munición (muy escasa) y permitió que las mujeres de las poblaciones accediesen y colaborasen en labores de avituallamiento a los cuarteles accidentales. A las 10 de la mañana del lunes 23 de octubre el estruendo era general en tierra firme, animado por algún cañonazo aislado desde los navíos, principalmente anglo-holandeses que apoyaban el avance de sus tropas en tierra. Chateau-Renault rezaba para que el viento, un suave poniente, no repuntase y frustrara la maniobra del Torbay. La bruma se había despejado de la bahía, pero insistía en mar abierto.
Poco antes de las 11 de la mañana dos andanadas disparadas desde el Esperance y el Bourbon precedieron a un estrépito que encogió los corazones de la multitud que presenciaba la escena desde Cesantes y Cobres, dos localidades a ambos lados de la ría. El Torbay, impulsado por un repentino cambio en la fuerza del viento, se había empotrado contra los cables, había abierto una brecha en la barrera y estaba atascado a la mitad. Acto seguido, los buques galos de la línea de defensa de los galeones se unieron al Esperance y al Bourbon y empezaron un redoblo ensordecedor sobre el inmóvil buque inglés. 4 botes fueron arriados a cada lado desde el navío para terminar de abrir la empalizada y liberarlo. Las baterías de Rande repartían su fuego entre los soldados desembarcados que sitiaban al castillo y las lanchas del Torbay.
Desde la fortificación de Corbeiro una lluvia de metralla caía inmisericorde sobre el barco de Hopson, que alentaba a sus marinos desde el castillo de proa a la vez que repelía el ataque sobre los guardianes de la entrada y los castillos de tierra con andanadas desde ambos costados. Otra salva procedente del insignia galo L´Fort se precipitó sobre la cubierta del barco británico. El Torbay era ahora el blanco de 5 líneas de fuego.  En menos de 10 minutos, su sección anterior estaba carcomida por los impactos y el bauprés, desprendido. Una nueva racha de viento metió el maltrecho navío en la ría y orzó todo a estribor para dirigirse hacia el Esperance. El morro del Torbay parecía haber sido mordido por un megalodón gigantesco. En su derrota hacia el barco guardián francés, Hopson vio como su barco encajaba varios cañonazos desde la línea gala que protegía los galeones.
El Esperance soltó dos andanadas casi seguidas sobre el Torbay y un incendio se declaró en uno de sus juanetes. Hopson observó como tras él se deslizaban dentro de la ría todos los demás buques de su división. Al mismo tiempo y rompiendo la barrera por el lado norte el primero de los holandeses, Zeven Provincien, penetró también seguido de sus hermanos. Rooke, con su navío Somerset   al frente, dirigió el resto de la flota bahía adentro y ordenó disparar al casco enemigo, abordar sin dilación y decomisar la mercancía, ya que lo exiguo del espacio para casi 80 barcos hacía imposible toda maniobra (el grueso de la batalla se desarrolló en las inmediaciones del fondeadero de San Simón, un área aproximada de 2 km cuadrados) y algunos buques ingleses, que desconocían los bajíos, quedaron encallados momentáneamente cerca del islote que da nombre a la ensenada, al querer operar en busca de posiciones ventajosas.



Entretanto, los castillos de Rande y Corbeiro habían claudicado ante el empuje de una fuerza muy superior y sus piezas se dirigían ahora a la flota franco-española. Chateau-Renault se desesperaba al ver como los navíos que protegían a los galeones eran ahora atacados por babor  (navíos enemigos) y estribor (fuertes capturados) y quedaban en medio de un mortífero fuego cruzado. Una vez abierta la barrera, había dentro de la bahía casi 60 navíos invasores cercando y cercenando a menos de 20 franco-españoles. El número de cañones anglo-holandés era 3 veces mayor que el franco-español, sin contar las piezas de tierra.
En medio de la confusión general, Chateau-Renault envió la fragata incendiaria Favori , al mando del teniente Halis Chevalier de L'Escalette, contra el Torbay mientras éste estaba enzarzado con el Esperance. Hopson ordenó mojar el aparejo y alejarse de la derrota de la fragata, pero su curso fue frenado por el inglés Berwick , que estaba emparejado con el Superbe francés. Poco después una deflagración convirtió la cubierta del Torbay en una ciclópea antorcha y la mitad de su tripulación se lanzó por la borda. Hopson maldecía mientras veía como el fuego devoraba el navío y las rescoldos se propagaban por el Berwick, cuya vela mayor prendió al instante. La Favori explotó y vomitó su carga de hoja de tabaco y plantas aromáticas sobre los buques más próximos. El capitán Martin, del Berwick, se arrojó al agua y cayó sobre el cuerpo sin vida del teniente francés L´Escalette, que era bamboleado por las olas provocadas por la explosión. Casi al instante, el castillo de proa del Berwick se incineró como una enorme cerilla y el viento propagó rápidamente las llamas por toda la batería superior.
El material incendiario que había en la galería del combés y que estaba siendo utilizado en los abordajes (pez, grasa, cáñamo, etc) sirvió de pábulo al fuego y convirtió al Berwick en un descomunal cebador y en pasto de las llamas en pocos minutos. La situación amenazaba con una voladura y la tripulación restante abandonó sus puestos para hacer una fila humana por donde discurrían rápidamente cubos de agua para sofocar el incendio. Chateau-Renault vio aquí su oportunidad y señaló a la fragata Entreprenant , de guardia en el extremo de la línea francesa, levar anclas y maniobrar para disparar sobre el Berwick. En el alcázar de la Entreprenant, el capitán Gastineau ordenó todo a babor y cuando se disponía a cumplir la orden, la impresionante aguja del bauprés del inglés Ranelagh , capitán Wynn, que irrumpió en medio de la nebulosa, perforó la vela mayor de la fragata y el tajamar abrió una brecha en el casco francés. Gastineau vociferó para descargar de enfilada al coloso inglés e instantes después un crujido ronco sacudió la primera batería del Ranelagh. En menos de 15 minutos de abordaje, la tripulación inglesa redujo a Gastineau y sus hombres y la fragata fue capturada.  Rooke observó con su catalejo como el incendio del Berwick era sofocado, pero el navío quedó completamente carbonizado, sobre todo en su sección anterior.

Grabado de la batalla inglés

Grabado inglés de la batalla. Perteneciente a la Macpherson Colletion.

Mientras tanto la línea gala de protección estaba siendo hecha añicos por la división que encabezaba el Zeven Provincien y el St. George. Los navíos holandeses fueron los más letales para los franceses, pues 3 de ellos eran de más de 90 cañones (Vrijheid 96 insiginia del almirante general Van Almonde, Beschermer de 90 insignia del almirante Gerard Callenburgh y Unie de 94, insignia del contra-almirante  J.G van Wassenaar) y llegaron a la línea de protección de los galeones cuando estaba ya muy debilitada, con el añadido del fuego enviado desde los castillos de Rande y Corbeiro, que llevaban ya más de 2 horas disparando sobre la línea francesa. El Beschermer se alineó con el ya maltrecho L´Fort de Chateau-Renault y descargó 2 andanadas con el costado de babor mientras que con los cañones guardatimones agujereó la amura de estribor de la Sirene, que había derivado hacia sus aguas. Por su parte el Vrijheid, un descomunal buque de casi 2.000 toneladas, una vez superada la empalizada y ya dentro de la ría, apenas se movía en aquel mínimo espacio pero, armado con cañones de 36 libras, rociaba continuamente en derredor. Su comandante había sacado 20 piezas de los costados de la 3ª batería y los había colocado en los castillos. A una altura de 20 metros por encima del mar, las casi 40 bocas negras que cubrían el contorno de su cubierta demolieron metódicamente el aparejo y la tablazón del Prompte  y el Ferme , éste, intentando zafarse de los fogonazos, cortó sus cables y acabo varado al lado del islote de San Simón.
Los galeones más alejados de la dársena (Santo Cristo de Maracaibo, San Diego de San Francisco Javier y Nuestra Señora del Rosario) todavía conservaban parte de su carga y los ingleses Monmouth, Grafton y Kent, todos armados con 70 cañones, se estaban aproximando peligrosamente a ellos. El capitán Jennings, del primero, había recibido en una chalupa enviada desde los fuertes capturados el informe de que esos tres galeones eran los únicos que portaban algún tesoro, pues los demás estaban completamente vacíos desde hacía varios días. Avisado Rooke, éste mandó a aquellos tres buques que rompiesen la línea gala y los abordasen. Desde sus respectivos navíos, Chateau-Renault y Velasco observaban la derrota del Monmuth, Grafton y Kent y la carnicería que habían dejado a su paso en los franceses Prudent y Assure, ambos de 60 piezas, y se preguntaban como salir de aquel atolladero. El Assure arrió su bandera tras ser ametrallado por cuarta vez por el Grafton y el Prudent fue literalmente apartado a cañonazos del rumbo del Monmouth y el Kent, a quien se rindió a eso de las 4 de la tarde.
Cuando casi había callado el estrépito y con todos los navíos franco-españoles muy maltratados y muchos en llamas, Rooke, temeroso de echar a perder el oro, envió en un bote desde el Bedford  al capitán Fitzpatrick con una carta para el almirante francés, en donde le conminaba a rendir la flota. Chateau-Renault, viendo como el Monmouth y el Grafton estaban atascados por el apelotonamiento de navíos, contestó algo así como que si quería la flota tendría que venir a buscarla. Cuando estaba escribiendo su respuesta, Chateau-Renault ya había consensuado con Velasco la posibilidad de quemar y hundir sus barcos y los galeones como mal menor. Convertida en una ratonera ciscada de escombros, esa sección de la ría de Vigo no ofrecía ninguna garantía para la navegación fluida, amén de que las arboladuras de los barcos franco-españoles estaban casi amputadas. La posibilidad de huida era nula. Cuando la lancha del Somerset surcaba las sangrientas aguas de la bahía de vuelta a su navío, una sucesión de pequeños incendios empezaron en los buques de la flota de la plata. Material inflamable había sido extendido por las cubiertas y aparejo y el contralmirante José Chacón en persona prendió fuego a la vela mayor de su nave, la Bufona. Al ver las intenciones del enemigo, Rooke se apresuró a señalar que parasen los disparos definitivamente y se intentase sofocar el fuego, principalmente de los últimos galeones de la línea: Santo Cristo de Maracaibo, San Diego de San Francisco Javier y Nuestra Señora del Rosario.
Tras una resistencia simbólica, el capitán Harlowe, del Kent, fue el primero que puso un pie en el San Diego de San Francisco Javier, pues los efluvios del amarillo metal habían borrado de su cerebro la sensación de peligro y estaba a la cabeza del pelotón de abordaje. La dotación de presa se olvidó del fuego y se dirigió sin vacilar hacia las bodegas. Fuertemente selladas, tardaron más de 30 minutos en forzar la cerradura. Entre una humareda negra como el evento en sí, el propio Harlowe descargó varios disparos con su arma reglamentaria para aflojar la resistencia del sello real español. Los ingleses sacaban cofres, baúles y sacos llenos y los arrojaban por la borda, donde hasta 10 botes rebañaban de la superficie todo lo que no se hundía. Algunos desdichados fueron arrastrados a las profundidades por la codicia. Las llamas cercaban los pañoles del buque y el humo se extendía haciendo la atmósfera casi irrespirable. Una vez recobrada la cordura, Harlowe mandó cortar los cables del galeón español y el  San Diego de San Francisco Javier empezó a moverse lentamente. Desde la aldea de Teis, de donde eran naturales la mayoría de los campesinos que habían colaborado en la descarga de esa nave,  los aterrados espectadores veían como, además de éste, el Santo Cristo también quedaba a merced de las olas. El Monmouth remolcó al Santo Cristo en dirección norte, con intención de sacarlo de la ría. Su capitán, Jennings, aullaba desde la cubierta a la dotación de presa del galeón para que desplegasen las velas y apurasen la marcha. El Santo Cristo tenía varios disparos en el costado de babor, pero su velamen y palos estaban casi impolutos.
Mientras esto sucedía, Velasco tuvo que enfrentarse a su tripulación para que cumpliesen sus órdenes. Parte de la marinería del Jesús, María y José había abandonado el galeón y en abarrotados botes se aproximaban a recoger las mercancías que caían del Santo Cristo y el San Diego. El almirante español, blandiendo su arma, conminó a 8 guarda marinas, que se aprestaban a saltar a otra lancha para unirse a la caza del botín que caía del Santo Cristo, a rematar la quema del barco. Cuando el navío ardía como una tea, Velasco se enfundó la avancarga, se arrojó por la borda y nadó hasta una lancha británica, en la que ya estaba preso el contralmirante Fernando Chacón, y lo llevó a presencia del contralmirante Fairborne, en el Bedford. Desde la cabina del capitán de este navío inglés, Velasco observó como las llamas devoraban la bandera de los Austrias que todavía ondeaba en el palo de mesana de su nave y que, paradójicamente, era la justificación de aquel horrible infierno. Fiel defensor de la línea de los Habsburgo, el almirante español se había negado a reemplazar la bandera por la de Felipe V. Poco después el barco se hundió y todavía hoy puede verse su fantasmal figura entre las bateas de mejillones en las turbias aguas de la ría de Vigo.

Vista de la batalla

La batalla de la Bahia de Vigo. Pintura de Ludolf Bakhuizen

En una confusión multilingüe, las cajas y sacos de monedas de oro y plata y  alhajas que caían por la borda del Santo Cristo durante su lento deambular eran apiñadas en chalupas atestadas de hombres empapados y chamuscados. La codicia no entendía de nacionalidades y de bandos y la recolecta de la lluvia de piedras preciosas hermanaba a los que momentos antes se disparaban a quemarropa. Una explosión endemoniada sembró de astillas quemadas y pedazos de tela ensangrentada los alrededores del galeón Nuestra Señora del Rosario. La fragata francesa Dauphine había deflagrado y arrojado a decenas de metros de distancia a su proba tripulación, que había cumplido celosamente la directriz del almirante de la flota combinada de no abandonar el buque hasta cerciorarse de que se quemaba o hundía. Vísceras y trozos calcinados se mezclaban con collares, anillos y objetos de orfebrería en los escasos espacios de las lanchas de rapiña.
Dando ejemplo a sus oficiales, Chaeau Reanult se precipitó a bordo de un bote arriado a última hora del L´Fort. Remando con vigor junto a su capitán y 15 marineros, algunos con las manos o los mosquetes, intentaban alejarse del sofocante calor que desprendía el navío en llamas. El que fuera insignia de la flota franco-española ardía como un candil en medio de la ría de Vigo y su humo se sumaba a la nebulosa que envolvía aquel escenario tétrico. El almirante francés suscribió a rajatabla el código deontológico del buen comandante: fue el último en abandonar el barco. Además, no perdió las formas cuando, a petición propia, Rooke mandó encerrarlo en el sollado del navío holandés Beschermer, cuyo almirante, Callemburgh, era un viejo conocido suyo desde una trifulca franco-holandesa en aguas del canal de la Mancha cuando éste, entonces capitán, mandaba un convoy con destino a Inglaterra y Chateau, al mando de una flotilla de guardacostas, lo interceptó y, tras una breve entrevista en el camarote del francés, permitió que siguiese su derrota.
La penumbra iluminada por las llamas de las naves que siguió mitigó un poco la actividad predadora. El San Diego de San Francisco Javier y Nuestra Señora del Rosario fueron marinados con éxito fuera de la ría al día siguiente. Del primero los ingleses amasaron una suma de 15.000 libras y del segundo algo menos de la mitad, cantidades ambas que, una vez entregado a las tripulaciones su parte del botín, sirvieron a la corona inglesa para acuñar una serie de monedas conmemorativas de la batalla.
El tercer galeón capturado, el Santo Cristo, que era remolcado por el Monmouth a la altura de las islas Cíes, se precipitó contra la amura de estribor del buque inglés cuando éste chocó contra un pedregal de percebes de la más meridional de esas islas paradisíacas. Jennings, que estaba más pendiente del galeón que de la navegación de su navío, casi se cae al agua por la borda. Una enorme brecha se abrió en la proa del Monmouth, mientras las olas empujaban contra los peñascos al Santo Cristo que, tras la colisión, había roto 6 de los 8 cables de remolque. Rooke y Fairborne, contemplaban esta escena con terror desde sus barcos. Con la marea alta en el litoral, las dos naves estaban fuera de control y Jennings se adelantó a enviar más efectivos al Santo Cristo con objeto de asegurar el botín. Tras varios zarandeos, los dos cables que conectaban a ambos buques se rompieron y el Monmouth y el galeón quedaron separados. A pesar de lo gélido de esas aguas, un enjambre de marinos se arrojó al mar desde el navío inglés y nadó hacia el galeón. Poco después todos los botes fueron arriados y casi 100 hombres llegaron a las inmediaciones del Santo Cristo y treparon por sus escalerillas.
El galeón se escoraba a babor y las olas y el viento dejaban una imagen borrosa de su contorno, que, debido al agua en su interior, ya empezaba a quedar a la altura de la superficie marina. Los hombres de Jennings descargaban apresuradamente y tiraban al mar todo lo que podían. Casi 50 individuos se hacinaban en los pañoles de carga del galeón moviendo bultos y elevándolos a la cubierta mediante eslabones de brazos que conectaban el encharcado almacén con la borda. Otro crujido atravesó la mañana gallega. El Santo Cristo se había partido en dos y hacía agua por doquier. La dotación enviada por Jennings y la que ya había en el galeón se esforzaron por desalojar de sus bodegas todo lo tuviese valor. Ante el inminente hundimiento, el propio Jennings se sumó al desfalco y abandonó al Monmouth a su suerte. Para ello arrió otro bote y remó entre enormes olas hasta el casco del galeón. Soldados, infantes de marina, oficiales y subalternos guardaban a puñados en los bolsillos lo que ofrecían las arquillas y las cajas. Cuando Rooke arribó al escenario de este suceso, más propio de arpías que de marinos profesionales, el Santo Cristo ya tenía la barriga apoyada suavemente en el fondo del océano Atlántico y el almirante inglés recolectó de las chorreantes casacas de sus hombres monedas y joyas por un total de 20.000 libras. El resto del cargamento del galeón, que algunos historiadores cifran en un millón de pesos de la época, se pudre actualmente en el lecho marino.
Los ingleses se llevaron el Modere, Prompte y Triton y los galeones San Diego de San Francisco Javier y Nuestra Señora del Rosario. Ningún otro barco de guerra o galeón franco-español quedó a flote tras la refriega. Mil doscientos esqueletos anglo-holandeses yacen en el fondo entre los pecios de la ría, algunos de ellos aferrados a cofres y arcones. En su afán por salvar los tesoros, casi 400 hombres de la flota invasora perecieron tras la batalla. Sólo el Santo Cristo se llevó 190 en su viaje al lecho marino. En el parte de la acción que redactó Jennings a Rooke, el capitán explica como todavía quedaban 70 braceros en su interior en el momento de irse a pique el galeón español, el resto sucumbió al oleaje y la avaricia, aspirados por el gigantesco remolino que provocó el galeón en su viaje a las profundidades.


http://espanafascinante.com/historias/la-batalla-de-rande-tesoro-de-rande/
http://www.turismodevigo.org/es/la-batalla-de-rande
http://www.todoababor.es/articulos/rande.htm
http://www.venasansimon.com/batalla.php
http://www.batalladerande.com/
http://www.revistaiberica.com/Grandes_Reportajes/rande.htm